English | Canal RSS | Moodle | Google Apps | UPsite | UPsite R.H. | Aviso de privacidad  
 

 
Catálogo
Catálogo Móvil
Verifica tus préstamos
Recursos Electrónicos
Préstamo Interbibliotecario
Biblioteca Digital
Sitios de Interés
Nuevas Adquisiciones
Colecciones Especiales
Buzón de Sugerencias
Biblioteca Afiliada
Estadísticas
Información General
>>Otros Campus
>>Mapa y ubicación
>>Informes
>>Fundación Harvard
>>Paga tu examen de
admisión en Internet
Pago en línea
 
Catálogo
Hemeroteca
CEBIDOC
Directorio
     
 
Biblioteca    UP México
Ciudad de México > Biblioteca > Servicios > Boletín Este Mes > Revistas > Revistas 2005 > La función educadora de la madre.
La función educadora de la madre.




Valor de las tareas de la madre en el centro de la construcción del mundo


"Ha habido que esperar a nuestro tiempo para asistir a la denuncia de la maternidad", ha escrito Jean Guitton. En efecto, en gran parte de lo que hoy se escribe sobre este tema, la maternidad aparece como un obstáculo para la realización personal y la participación de la mujer en la sociedad con el mismo simplismo con que en otro tiempo se afirmaba que la mujer que pusiera los pies en una oficina perdería su feminidad, hoy se sostiene que la mujer dedicada a educar a sus hijos y a sacar adelante su hogar está malgastando su vida. Ofrecemos un extracto de un artículo de Marie-Madelaine Martinie, en el que destaca el valor del papel de la madre, y advierte que ésta no debe dejarse devorar por su función educadora.


Los periódicos, la radio, la TV nos hablan sin parar de la mujer liberada, lo que significa, esencialmente, liberada de la maternidad. Pero, ¿sabe la mujer qué es ser madre?


Una de las promesas más repetidas por los candidatos electorales es la construcción de guarderías, sin duda muy necesarias especialmente para las madres jóvenes que se ven obligadas a trabajar. Pero la creación de guarderías, ¿no incita a las madres jóvenes a buscar trabajo fuera de casa? Es cierto que los niños pueden estar muy bien cuidados en las guarderías. Sin embargo, ¿saben todas las madres aprovechar los días de fiesta para crear esos lazos afectivos e intelectuales con su hijo sin los cuales le faltará la experiencia profunda del amor?


"Muchas madres inteligentes y cariñosas saben dar en calidad de presencia lo que no pueden dar en cantidad. Pero la sociedad equivocaría el camino si dejase creer a las jóvenes que para ser madre basta traer un hijo al mundo y asegurar su bienestar material".


Diálogo desde la infancia


"Por el contrario, la educación requiere una gran disponibilidad. Es madre quien ama de cerca, quien ama todos los días. Pues el ser humano nace inmaduro, apenas incoado". Olvidar esto es un signo inquietante de falta de realismo en una sociedad ebria de técnica, que no conoce el valor del amor materno.


¿No es precisamente este amor, que es escucha y respuesta, lo que ha faltado a las decenas de millares de jóvenes que rechazan el mundo de sus padres (o más bien la imagen que ellos se hacen de ese mundo) y con los que es tan difícil el diálogo?" Esas rupturas que desolan y a veces desesperan a los padres, ¿se darían si el diálogo real no se hubiera roto mucho tiempo atrás?


"Las relaciones sociales con sus iguales -relaciones que podríamos llamar horizontales- no le bastan a quien tiene la experiencia de las relaciones con los que son diferentes a él -relaciones verticales. Y la primera experiencia de estas relaciones verticales, la que permanecerá en el inconsciente, nace precisamente al sentirse amado por sus padres y en particular por su madre. Por muy bien cuidado que esté en la guardería, por muy bien atendido que esté más tarde en la escuela, el niño al que le falte esta convicción de ser el tesoro de alguien, corre el riesgo de no poder nunca comunicarse con los adultos. Quizá hay que buscar ahí el origen de la terrible ruptura entre nuestra generación y los jóvenes".


Diversos rasgos de la vida moderna tienden a agravar esta ruptura. Pocos jóvenes ven a sus padres mientras trabajan, y por tanto apenas reparan en la relación entre el dinero, del que proviene su confort, y el esfuerzo de sus padres. En pocas casas viven juntos los padres y los abuelos, lo cual hace que los jóvenes no tengan la experiencia, aunque intelectualmente lo comprendan, de que cada padre ha sido primero un hijo, y que todo hombre es un heredero. En fin, y es lo más grave, los hijos saben más que los padres en muchos terrenos. Hoy día, por el desarrollo acelerado de las ciencias y de las técnicas y por la democratización de la enseñanza, los hijos -sobre todo si han llegado a un nivel de estudios superior al de sus padres- saben muchas cosas que sus padres ignoran. También los padres saben muchas cosas que sus hijos desconocen, pero ¿quién se lo recuerda?


Valor de las tareas de la madre


El diálogo durante la infancia hace posible el diálogo en la adolescencia.


Las madres que hablan con sus hijos les dan, junto con las palabras, ideas. "Estas primeras ideas crean la posibilidad de apertura al 'otro', del que se reciben las ideas y a quien se le devuelven matizadas, día tras día, a propósito de todo, y en una confrontación constante con la realidad".


"Las mujeres de hoy que tanto se afanan en 'participar en la construcción del mundo' quizá no saben suficientemente que pocas tareas hay tan importantes como la de educar hombres. Y sus maridos no reconocen quizá bastante el valor de los trabajos de la madre, desde los más materiales a los más espirituales. Hay mucho que hacer para que sea reconocido el valor del papel de la madre".


"Basta recordar ese 'profesión: ninguna' que debemos escribir en nuestros documentos
oficiales, aunque eduquemos ocho hijos, y que lógicamente nos molesta. Pues
si hacemos la compra y cocinamos para una comunidad distinta de la nuestra,
entonces somos cocineras-administradoras; si planchamos y zurcimos la ropa,
somos costureras; si cuidamos niños, somos puericultoras; si vigilamos los deberes,
hacemos decir las lecciones y volvemos a explicar las clases de los maestros,
somos profesoras particulares; si distraemos a una asamblea, somos animadoras...
Pero si hacemos todo eso y muchas otras cosas en nuestra casa, entonces no hacemos
nada, no somos nada".


Los hijos necesitan madres interesantes


"Los hijos, sobre todo los adolescentes, necesitan no sólo madres amorosas, sino también madres interesantes. Es un deber -quizá difícil, aunque no tanto como se cree- seguir siendo interesantes para los hijos mayores. Si nos ven pendientes de los problemas del mundo, si se dan cuenta que, en algunas cuestiones, estamos mejor informadas y más comprometidas de lo que suele estar la gente, revisarán quizá la opinión según la cual la madre que ante todo pretende educar se 'margina' socialmente".


"Tenga o no tenga un oficio, lo ejerza o no, una mujer que educa a sus hijos no está "marginada" en la sociedad, pues contribuye, con mayor asiduidad y profundidad que cualquiera, al desarrollo afectivo e intelectual de sus hijos".


"Verdaderamente, si todo lo que hacemos los hombres tiene, o debe tener, por fin lo humano, las madres están en el centro de la construcción del mundo, puesto que hacen directamente lo que otros no hacen más que indirectamente. Ahí radica el sentido profundo de la maternidad".


Marie-Madelaine Martinie


Servicio Aceprensa 199







Share/Bookmark Versión para imprimir


 


 
 
 
 
 
Enlaces más visitados
Ciudad de México > Biblioteca > Servicios > Boletín Este Mes > Revistas > Revistas 2005 > La función educadora de la madre.

Admisiones
Licenciaturas
Becas y Financiamientos
Oferta educativa
Contáctanos
Nuestras instalaciones
Biblioteca
Servicios Electrónicos
Biblioteca Digital
Directorio
Nuevas Adquisiciones
Información general
Medicina
Curso ENARM
Proceso de Admisión
Sedes hospitalarias
Plan de estudios
Plan de estudios
Posgrados Empresariales
Maestrías
Programas de Posgrado
Diplomados
Programas Especiales
Cursos
Graduados
Importancia del lenguaje corporal
¿Cómo hacer un currículum vitae?
¿Cómo vestirse para una entrevista de trabajo?
Especialidades y Maestrías
Servicios de Bolsa de Trabajo
Oferta Educativa
Licenciaturas
Posgrados
Preparatoria
Educación Contínua
Preparatoria