Opinión

Route
Research
Opinion - Conoce a nuestros investigadores: Dr. Raúl Pozas, de la Ingeniería a la Teología.

Conoce a nuestros investigadores: Dr. Raúl Pozas, de la Ingeniería a la Teología.

Por: 
Lic. Pedro Juan Fernández Cueto

Conversar con Raúl Pozas es toda una aventura: su sangre de ingeniero lo manifiesta en mil detalles prácticos cada día que van desde arreglar un desperfecto pequeño a proponer y coordinar un proyecto más que ambicioso: una silla de ruedas comandada por un niño que nació con una discapacidad que no le permite caminar y todo lo que suponga control debe hacerlo con la boca, hasta un doctorado en Teología por la Universidad de la Santa Cruz en Roma.

 

El Dr. Pozas nos cuenta "durante años he tenido la inquietud -como todo profesor y más si es del área de humanidades- de que mis alumnos se interesen por los temas que trato en mis clases, porque los comprendan al 100% y porque estos temas influyan profundamente en sus vidas. Es por esta razón que actualmente me he puesto a investigar sobre los métodos y formas más eficaces de presentar y enseñar la Verdad Revelada, teniendo en cuenta la complejidad del mundo actual en el que nuestros alumnos se desenvuelven; la influencia en ellos de la tecnología, el ambiente de materialismo, del hedonismo, el relativismo, escepticismo, sensualidad, etc. Realmente es un reto grande, pues no es fácil, en esta época, hacer atractiva la idea de lo trascendente, de Dios, y sobre todo el adecuar nuestro estilo de vida a lo que Dios quiere de nosotros. Sin embargo, como está en juego la felicidad, temporal y eterna de muchas personas, vale la pena trabajar intensamente por intentarlo." 

 

El panorama que describe es, para quienes dedican sus vidas a que los demás puedan encontrarse con Cristo (la Verdad Revelada que menciona Raúl) es algo más que apasionante, algo a lo que vale la pena entregarse al 100% y ayudar -porque muchos apenas conocen de los rudimentos de la fe- haciéndola atractiva y actual. Podríamos decir que es un pacífico reto el que les propone a sus alumnos: imponerse con entrañas de cariño a aquellas tendencias descritas por el Dr. Pozas.

 

"La sociedad, hoy más que nunca, está necesitada de grandes ideales a los que seguir, que den respuesta a sus inquietudes y razón de su existencia, es decir, conseguir que el mayor número de sus miembros alcance el mayor grado de felicidad posible. Mi investigación ayudará a que, a través de una mayor comprensión y aceptación de la Revelación Divina, por ser presentada de forma asequible y convincente, las personas entiendan la razón de su propia existencia y crezca su esperanza de felicidad contribuyendo por tanto a que toda la sociedad sea más sana y feliz." 

 

¡Vaya aporte! Ni más ni menos que ayudar a la gente a ser cabalmente feliz y por ello al preguntarle cómo actualiza o enfoca su trabajo cada semestre que imparte las clases de Teología nos responde: "en mi investigación me he dado cuenta que, aunque las verdades reveladas no cambian, son eternas, sí han evolucionado las fórmulas dogmáticas que las expresan, y las formas de explicar los contenidos así como los medios para trasmitir estas enseñanzas dependiendo de cada época y cultura. En el caso de mis clases de Teología Dogmática, trato de utilizar un lenguaje adecuado, ejemplos muy vivos, imágenes que despierten la imaginación y el interés de mis alumnos, argumentos convincentes y toda la tecnología útil disponible para facilitar la transmisión de mis ideas y para que ellos mismo sepan dar razón de su fe. Por ejemplo, les comento que el verdadero examen final de esta materia, es el juicio al que serán sometidos después de su muerte; que este curso cuenta con un laboratorio estupendo, el oratorio de la Universidad y su vida en general, y otras muchas imágenes de este estilo". Un trabajo que supone acometer todos los días acciones concretas que despierten en el alumno la necesidad de conocer la fe y sobre todo, descubrir que se puede tratar a Jesucristo, por eso Raúl habla del oratorio y demás imágenes.

 

Queda clara la necesidad de que nuestros alumnos estudien teología en la carrera, Raúl, con los años que le dan la experiencia, hila más cuidadosamente: el fin que persigue la universidad y en general toda institución humana, sea privada o pública, es la felicidad de sus miembros que la componen. Al ser la Teología la ciencia que trata de Dios y de la razón de ser del hombre, de su fin temporal y eterno que, como ya hemos mencionado, es la búsqueda y posesión de la felicidad eterna, es por tanto de suma importancia que nuestros alumnos conozcan esta ciencia, que su contenido acompañe y empape todas sus actividades y al mismo tiempo lo difundan en la sociedad por medio de su doctrina y ejemplo. Raúl apuesta por personas que sabrán, con su talante de vida en su momento ser testigos de que existe una Verdad Superior, Absoluta y encarnada en una naturaleza humana como la de cualquiera de nosotros y eso, como se ve claramente, ayudará a componer el tejido social, a que las relaciones interpersonales sean capaces de alzar la vista y, siguiendo el pensamiento del Papa Francisco, todos sepamos vivir como lo que somos, hermanos que nos ayudamos unos a otros de formas tan variadas, como variada es la gente misma.

 

Queremos cerrar la conversación conociendo su opinión sobre el estado de la Teología en los universitarios y nos responde mi opinión, por lo que he constatado en todos estos años, es que existe una gran disparidad en el conocimiento de la fe entre nuestros alumnos, dependiendo de donde provengan: escuelas, países o ciudades, que muchos no tienen ni idea de lo más elemental de la doctrina de la fe o de la moral. Al principio del curso existe una cierta apatía hacia la Teología, pero con el transcurso de las clases va aumentando su interés por los temas tratados en ellas, pues en el fondo todos tenemos esas ansias de Dios, de lo trascendente, pero que, con tantos distractores con que contamos, redes sociales, celulares, acceso continuo a la música y a videos, etc., este deseo de Dios está como adormecido y sólo queda como una cierta insatisfacción de la vida. Por esto, con las clases de Teología suele despertarse en ellos el interés por lo trascendente. En los trabajos de investigación que les encargo al final del curso, me dicen lo importante que ha sido para ellos adentrarse en estos temas. Algunos se han decidido a volver a la práctica religiosa después de muchos años de no hacerlo. Algunos padres han agradecido estas clases.

 

#InvestigaciónUP

25/Julio/2016