Mujer en la empresa, confianza personal y voluntariado: temas centrales del 7mo Encuentro de Mejores Prácticas de RSE

Route
News
Mujer en la empresa, confianza personal y voluntariado: temas centrales del 7mo Encuentro de Mejores Prácticas de RSE

En la séptima versión del Encuentro para compartir Mejores Prácticas de RSE, llevada a cabo en nuestro campus el pasado 18 de noviembre, se habló de las razones por las que la mujer es relevante en el ámbito empresarial, el programa para lograr recuperar la confianza en uno mismo, el modelo de voluntariado en la empresa HP, la visión de la sociedad con respecto a la mujer y los valores en los que debe de estar fincada la responsabilidad social.

 

La primera magna conferencia, que comenzó a las 10:00 horas, fue impartida por la Dra. María del Carmen Bernal, titulada “Mujer y Empresa” y explicada a través de las razones por las que la mujer es parte clave en el desarrollo de las compañías. María del Carmen mencionó que se debe de buscar existan equipos directivos que estén compuestos por hombres y mujeres. Aseguró que el talento existe, tan solo hay que buscarlo, cultivarlo y sobre todo, cuidarlo.

 

“No podemos pensar que este tema va a venir, este tema ya llegó. No se trata de feminizar las instituciones, se trata de buscar la complementariedad, generar equipos donde ambos talentos interactúen y compartan”, dijo la exponente, cambiando su tono de voz para mostrar la importancia de su mensaje, al hablar de la transformación de negocios debido a la inclusión del sexo femenino. La Doctora Bernal definió a las mujeres de México como un activo estratégico que, gracias a su innovación, genera empleos, provoca crecimiento económico y mejora los resultados.

 

La gran conclusión: hombres y mujeres son aliados, no contrincantes. Si se pretende hacer del mundo empresarial un ámbito más humano y sustentable, entonces México tendrá que abrir las puertas al talento femenino.

 

 

Una hora más tarde, a las 11:00 horas, la Maestra Claudia Marín de la Serna; quien presentó “Empresa de bienestar libre de adicciones”, y el Maestro Alfredo López de Cima, el cual expuso los modelos de voluntariado en HP, se unieron en el frente del Aula Panamericana para presentar sus experiencias.

 

Claudia Marín fue la primera en tomar el micrófono y enfatizó que su modelo “Empresa de bienestar libre de adicciones” tiene la capacidad de lograr que la persona -en este caso trabajadores de empresas- vuelva a tener confianza en sí misma. La exponente presentó también testimonios de algunas personas que han tomado su programa sustentable y replicable, el cual dura de 14 a 16 meses y consta de cinco módulos.

 

“Esto funciona, sí se puede. Lo que hacemos con este modelo es encontrar liderazgo, velas para iluminar la empresa.”, dijo la conferencista capaz de desarrollar un medio para favorecer estilos de vida saludables, confianza, respeto y, sobre todo, un sentido de compromiso.

 

Después, Alfredo López reconquistó el centro de la sala y la atención del auditorio cuando citó a Dave Packard; fundador de Hewlett Packard: “El mejoramiento de nuestra sociedad no es trabajo de unos cuantos. Es una responsabilidad compartida por todos.” De allí partió a narrar los medios con los que HP apoya a la comunidad a través de sus voluntarios.

 

Una de las características que Alfredo López dijo de la empresa en que labora es la “Ciudadanía Global”; definida como el ser un activo económico, intelectual y social para la sociedad, objetivo corporativo de HP desde su fundación. También anunció que el 75% de los fondos que la compañía dona provienen de sus más de 315 mil empleados. En el año 2013 tan solo 920 voluntarios han sido capaces de, a través del Modelo Multiplicador, ofrecer más de 18,500 horas y 30 eventos a causas sociales, además de apoyar a 18 ONG’s.

 

“Es un tema de pasión, HP es una empresa que vive el tema de la responsabilidad social porque realmente le gusta apoyar.”, dijo el exponente.

 

 

En la tercera ponencia, liderada por la Doctora Nora Ampudia Márquez, se tocó el tema del “Rompimiento del Techo de Cristal”. A través de muchas cifras que reflejaban la realidad cruda de la inequidad de género, la catedrática dio cuenta de esta realidad.

 

Algunas de las estadísticas que mostró fueron: por cada diez horas de trabajo de mujer un hombre realiza ocho, en América Latina las mujeres ganan 20% menos que los hombres, uno de cada cuatro hogares está encabezado por una mujer y México ocupa el lugar 80 a nivel mundial en brecha de género y la posición 120 en participación económica y oportunidad.

 

Pero, dijo Nora Ampudia, el fenómeno antes expuesto está asentado en razones culturales, de percepciones, costumbres y prejuicios. El Techo de Cristal fue definido como la “limitación velada del ascenso laboral de las mujeres al interior de las organizaciones”, romper dicho techo implica una nueva cultura empresarial a través de mejores prácticas.

 

“La sociedad está en proceso de desmoronamiento porque no hemos sabido valorar el papel de la mujer en la familia y en el trabajo. Las empresas pueden ayudar a recuperar el balance, pues acoge a la familia, acuna sociedades.”, dijo la investigadora.

 

Para finalizar la mañana de reflexión, el Rector de Nuestra Casa de Estudios; Doctor Juan de la Borbolla Rivero, habló de “El enfoque de la UP ante la RSE” a través de anécdotas familiares y una lista de virtudes sociales esenciales.

 

 

La lista antes mencionada constó de cuatro valores: equidad, justicia, caridad y piedad, siendo el último en el que el Doctor Juan de la Borbolla ahondó más. Él explicó que la piedad es una palabra muy poco comprendida en el momento precedente, sin embargo, dijo que es necesario revitalizarla, pues permite reconocer los bienes que cada sujeto no tiene capacidad de reciprocar.

 

Anunció también que la piedad es la que explica el progreso de los pueblos, además, debe de estar construida en tres pilares: Padres, Patria y Dios. “Que nuestro desarrollo no sea a costa de las siguientes generaciones. No es nada más a ver si enmiendo daños, es una auténtica vivencia de equidad, justicia, caridad y piedad.”, dijo nuestro Rector. Los aplausos rompieron el silencio de la habitación.

 

Comunicación Institucional