Opinión

Ruta
Investigación
Opinion - Conoce a nuestros investigadores: Dr. Javier Fernández de Castro, un pedagogo 100%

Conoce a nuestros investigadores: Dr. Javier Fernández de Castro, un pedagogo 100%

Por: 
Lic. Pedro Juan Fernández Cueto

Platicar con Javier es platicar con alguien que lleva la pedagogía en toda la extensión académicamente posible, pues es licenciado, maestro y doctor en esa materia. Estudió la Licenciatura en Pedagogía y la Maestría en Gestión y Dirección de Centros Educativos en la UP Bonaterra. También se tituló del Doctorado en Educación: Medida y Evaluación de la Intervención Educativa, en la Universidad Anáhuac: México Norte.

 

Javier, con esas esas tres cartas credenciales se posiciona como un investigador con el más alto grado académico, capaz de gestionar y transmitir el conocimiento en beneficio, en este caso, de un grupo de personas que su quehacer es en sí un delicado cuanto apasionado compromiso, pues la enseñanza en cualquiera de sus ramas de conocimiento siempre tendrá que referirse a la pedagogía, si es que se quiere ser buen transmisor de los conocimientos que se aprenden.

 

En la UP, nos dice: soy Secretario Académico de la Escuela de Pedagogía. La misión de mi puesto consiste en velar por la calidad académica de la Escuela en todos sentidos. Las funciones principales son: a) encabezar los procesos de actualización de los distintos programas de licenciatura y posgrados, de modo que logren estándares óptimos de calidad educativa; y b) dirigir las distintas jefaturas de academia de la Escuela, de modo que estas se encuentren en un proceso constante de actualización  y fortalecimiento, y cuenten con una plantilla de profesores e investigadores con una elevada calidad académica y excelencia humana. Cuidar que la calidad académica sea la mejor, puede decirse muy rápido y quizá parecer sencillo, pero, como se observa, es un cuidado que empeña una muy buena parte de su trabajo, pues estar al día exige mucho, pero Javier conoce el camino y desde ahí la dirección de las distintas academias da como resultado que la Escuela de Pedagogía tenga los niveles de calidad tan altos y por ello quien egresa lo hace con un acopio de medios, herramientas que lo posiciones en primera línea ahí donde se desenvuelva. El objetivo, leyendo entre líneas lo que nos acaba de decir, es lograr que muchos de esos egresados continúen investigando y estando al día, pues la Pedagogía es una carrera que así lo demanda.

 

Si bien es cierto que cada vez se nota con menor frecuencia, todavía hoy se tiene la idea de que el pedagogo al salir se dedicará a iniciar una escuela o enfocará sus fuerzas a la docencia, Javier nos explica que ambas actividades son funciones profesionales que el pedagogo puede desempeñar de modo óptimo, ya que cuenta con las competencias empresariales y didácticas para ello, considerando cualquier nivel educativo. Y a continuación pasa a abrirnos el horizonte y convencernos de que existe una amplia variedad de actividades profesionales adicionales que el pedagogo puede realizar. el pedagogo UP puede orientarse a la investigación e impulsar el desarrollo de teorías que influyan sobre el hecho educativo en el contexto local, nacional e internacional, una tarea que comporta todo un plan de vida, pues se trata de educar al educador, si es que se quiere decir de un modo gráfico.

 

Mucho, para ser precisos desde que la UP inició la carrera de Pedagogía en el siglo pasado, se ha dicho que trabajo del pedagogo es también trabajo en y para la empresa, le pedimos a Javier que nos explique este tema y nos cuenta que en cuanto al ámbito empresarial, además de contar con un perfil ideal para encabezar el área de Recursos Humanos, cuenta con las competencias necesarias para asumir la Dirección General de cualquier tipo de empresa, ya que el conocimiento integral de la persona humana le permite identificar los medios pertinentes para guiarle hacía una productividad personal e institucional. En el ámbito social, puede planificar, desarrollar y evaluar intervenciones educativas y formativas con carácter preventivo y/o correctivo, en cualquier tipo de contexto en donde haya seres humanos (familia, grupos deportivos, asilos, centros de readaptación social, centros que combaten adicciones, comunidades marginadas, etc.). Con esto no nos queda duda que el trabajo profesional del pedagogo alcanza cotas para otros, desconocidas y ya en materia de educación que él llama formal, agregaotra función que corresponde al pedagogo es el diseño curricular, consistente en el desarrollo de planes y programas de estudio. Desde esta perspectiva, cualquier profesionista verdaderamente exitoso será consciente de que su éxito se debe, entre otras causas más, a la sistematización pertinente de su proceso formativo, en el cual seguramente habrá habido la participación de pedagogos. En el ámbito de la Educación Formal, además de dirigir, coordinar y asumir el rol docente, puede brindar orientación educativa, vocacional y profesional a los estudiantes, diseñar programas de escuela para padres, generar proyectos ecológicos, de convivencia escolar, de combate al rezago académico, de responsabilidad social, de valores, y de cualquier aspecto que favorezca el desarrollo integral de los estudiantes. Adicionalmente, es el profesionista ideal para trabajar sobre la capacitación y formación continua del equipo docente, así como para el diseño sistematizado de procesos de evaluación educativa que conduzcan a la institución a una mejora continua.En síntesis, el pedagogo UP, al conocer de modo integral y profundo la esencia de la persona humana en sus distintas etapas del desarrollo, así como el deber ser inherente a la propia naturaleza humana, es un profesionista talentoso que cuenta con las competencias necesarias para generar e implementar estrategias que conduzcan a cada persona e institución a su deber ser, dotándole así un sentido trascendental a la profesión. En este sentido, en donde haya seres humanos, siempre habrá la necesidad de contar con pedagogos.

 

Algo que tampoco podemos dejar en el tintero es el carácter humanista de la carrera y su significado -humanista- nos lo propone con estas simples y elocuentes ideas: es una carrera en la que hay un conocimiento sistematizado, claro, profundo y realista sobre la esencia de la persona humana, su deber ser y la diversidad de medios que permiten conducirle de modo continuo, gradual y permanente a un auto-perfeccionamiento constante, considerando en este la totalidad de sus facultades. En síntesis, es una carrera humanista, ya que su origen y fin es la persona humana, partiendo de una premisa más trascendental: su dignidad.

 

Para terminar, remata diciéndonos que el reto que se ha propuesto es lograr que mis acciones den testimonio del deber ser de un pedagogo. En otras palabras, “ser un buen ejemplo”. No dudamos que porque lo conocemos así será