HONRAN TRABAJO Y LEGADO DE MARÍA PLIEGO

Ruta
Noticias
HONRAN TRABAJO Y LEGADO DE MARÍA PLIEGO

Ciudad de México, 15 de mayo de 2017. En el marco del Día del Maestro, la Escuela de Pedagogía rindió un emotivo homenaje a la “Vida Magistral de María Pliego Ballesteros”, educadora ejemplar cuyo legado tuvo un papel trascendental en la fundación y consolidación de la Universidad Panamericana y el IPADE.

 

María Pliego fue miembro fundador del Instituto Panamericano de Ciencias de la Educación (IPCE)  –que más tarde sería la Universidad Panamericana–, de la Licenciatura en Pedagogía y la Maestría en Educación Familiar de la UP, entre otros. Durante varios años colaboró en el IPADE en el Programa Empresa y Familia, e impartió cursos de apreciación del arte.

 

“Mari Pliego es sin duda una de las columnas fundamentales que han hecho a esta institución”, destacó el Dr. José Antonio Lozano Díez, rector general UP-IPADE, durante la ceremonia.

 

Las instituciones trascienden a las personas, dijo, pero las personas trascienden dejando huella en aquellos a los que influyeron, que trataron, que abrieron nuevos horizontes, a los que lograron transformar en mejores seres humanos.

 

“Dejó un gran ejemplo como maestra y amiga; el ambiente que generó en los pasillos de esta casa de estudios como el de una ‘familia acogedora’ sigue hasta nuestros días”, puntualizó el Dr. Lozano.

 

 

En su oportunidad, el Dr. Santiago García Álvarez, rector de la UP, campus México, felicitó a la Escuela de Pedagogía por homenajear la figura y trayectoria de María Pliego, así como su repercusión en la Universidad Panamericana y en la sociedad.

 

“La verdad, la belleza y la felicidad son tres aspectos que sirven de aperitivo para profundizar en el trascendente pensamiento que nos ha legado. Necesitamos pensar, amar y luchar para buscar el bien, para buscar la felicidad humana”, aseveró.

 

 

En el panel “Reflexiones sobre la obra de María Pliego” se profundizó en la educación desde tres ámbitos: música, arte y filosofía;  el cual fue moderado por el Dr. José Manuel Núñez, profesor-investigador de la UP.

 

El Dr. Héctor Lerma, catedrático de Filosofía de la Educación de la Escuela de Pedagogía –quien fue su alumno– definió a la educadora como una persona polivalente; sabía de pedagogía, filosofía, ballet y pintura, además tocaba la guitarra y el acordeón. Su principal característica era la unidad de vida y su virtud la sencillez.

 

La Dra. María Molina, directora del Museo Universitario, hizo hincapié en que el ser humano es ser y agente del arte; recuperar el sentido estético primigenio de la educación es urgente. “Mi intervención quiere ser un elogio a la imaginación, devolver a su lugar esta facultad cognoscitiva que tiene que ver con la sensibilidad y que nos hace más humanos”.

 

 

El Dr. Gabriel Pliego afirmó que el profesor de educación musical cuando fomenta las prácticas musicales de culturas ajenas a las propias, contribuye al entendimiento que sus estudiantes tienen sobre el mundo, y les ofrece caminos de apertura y tolerancia. El arte es maestro de humanismo como también lo fue Mari Pliego”.

 

Al concluir el panel, los alumnos Gema Alcántar y Manuel Louit de la Escuela de Bellas Artes, deleitaron a los asistentes con una interpretación musical en clarinete.

 

Posteriormente, tuvo lugar la presentación de “Apreciación del arte y otras luces. Encuentros humanos y divinos”, obra póstuma de María Pliego, la cual fue comentada por la Dra. Marcela Chavarría Olarte, coordinadora académica de la Escuela de Empresariales; exalumna, discípula y amiga de la homenajeada.

 

“Conocí a la maestra Mari en mi adolescencia, cuando ingresé a la Escuela Nacional de Educadoras. La fuerza de su mensaje se grabó en mi alma haciéndome consciente del privilegio de poder formarme como maestra. En nuestro encuentro en la UP, Mari se transformó de la maestra y orientadora, en modelo e inspiración en el ejercicio de la pedagogía”, compartió.

 

Sobre el último libro de la Mtra. Pliego –que ya no pudo ver publicado–, la Dra. Chavarría comentó que aborda de manera magistral trece temas de formación humanista, referentes a seminarios de apreciación del arte que ella impartió.

 

 

La finalidad, dijo, “es que a través del arte cada lector se autodescubra y valore como persona, se desarrolle integralmente, se abra a la comunicación con su prójimo, y sobre todo se abra al descubrimiento de su Creador a través de la percepción de la belleza”.

 

En suma, “Mari Pliego fue y es ejemplo de un magisterio ejercido con vocación y hecho vida con la formación de valores. Homenajeamos a la maestra que fue lo suficientemente visionaria sobre lo que llegaría a ser esta universidad como para cernir las memorias de la misma desde su creación”, concluyó la Dra. Chavarría.

 

Finalmente, la Dra. María Teresa Nicolás, vicerrectora académica de la UP, campus México, compartió con los asistentes la definición de educación de María Pliego: “puesto que la pedagogía es un saber práctico, su objetivo es generar el cambio, pero no por el cambio mismo, sino solamente aquel que perfecciona a ese ser inacabado pero perfectible que es la persona humana”.

 

De pie y con fuertes aplausos, la comunidad universitaria, familiares (entre ellos su hermana Tere), alumnos y conocidos ovacionaron a la profesora, visionaria, amiga, guía y ejemplo que fue Mari Pliego, quien supo ser fiel a su vocación magisterial durante más de 30 años y sobre todo inspiración de vidas.