ACADÉMICO DE HUMANIDADES CELEBRA 40 AÑOS DE TRAYECTORIA EN LA UP

Ruta
Noticias
ACADÉMICO DE HUMANIDADES CELEBRA 40 AÑOS DE TRAYECTORIA EN LA UP

Ciudad de México, 7 de agosto de 2017. Hoy, el Mtro. Rubén Elizondo Sánchez cumple 40 años de trayectoria en la Universidad Panamericana, tiempo que le ha permitido colaborar con los forjadores de la UP y el IPADE, formar a cientos de alumnos y ser testigo fehaciente de la consolidación de esta casa de estudios que está próxima a cumplir sus primeros 50 años.

 

El Mtro. Elizondo es ingeniero bioquímico por el Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey, y maestro en Historia del Pensamiento por la Universidad Panamericana, campus México, además cursó el programa D1 en el IPADE. Su trabajo académico y administrativo en esta institución se remonta a 1977 en el Instituto Panamericano de Humanidades (IPH) –predecesor inmediato de la UP–.

 

“Conocí al Dr. Carlos Llano en el año 1976 en un encuentro de empresarios en Sonora, quienes cursaban el programa de Alta Dirección 2 del IPADE. En ese tiempo me dejó entrever su interés de que al terminar la carrera me trasladara a la Ciudad de México y le ayudara en el IPH. El 7 de agosto de 1977 entré al IPH Preparatoria, ahí comencé a trabajar de tiempo completo e inició la aventura”, comentó.

 

“Recuerdo a Carlos Llano como un hombre de virtudes sobresalientes, fue un extraordinario cristiano, un excelente amigo, un empresario exitoso, un líder nato, un ser con gran sentido del trato personal, inteligente, amable y afable; llevaba las riendas de la Universidad a través del gobierno político no despótico, es decir, sabía involucrar a los demás, tomarlos en cuenta”.

 

“Estoy muy orgulloso de formar parte de esta Universidad, que su fundador me haya invitado a trabajar aquí y haber colaborado con él en el empuje y fortalecimiento de esta casa de estudios”, compartió el profesor Elizondo.

 

 

Sobre los distintos cargos que ha ocupado, el académico platicó que en el IPH Preparatoria permaneció hasta 1982 donde trabajó como subdirector; luego pidió su incorporación a la Universidad Panamericana, en ese entonces se desempeñó como director académico de la Escuela de Ingeniería, donde colaboró con su primer director, el Ing. Francisco Sánchez.

 

Posteriormente, fue promovido como coordinador general de Ingeniería; en esos años sus tres carreras comenzaron a crecer: Ingeniería Industrial, Ingeniería Electromecánica e Ingeniería en Sistemas Computacionales, cuyos primeros directores fueron los ingenieros Antonio Castro, Alfredo González y Félix Martínez, respectivamente, propuestos por el Mtro. Elizondo, quien después quedó como coordinador del área de Humanidades en Ingeniería hasta 2002.

 

Su interés por las humanidades comenzó cuando Alfonsina Ramírez, directora del Departamento de Fundamentos Ideológicos de Occidente, lo invitó a dar una clase sobre La Ilustración, “me gustó tanto que he continuado con esta labor por varios años. Fue así que me quedé trabajando medio tiempo en esa área y medio tiempo en Ingeniería”.

 

“En 1996, platicando con la Lic. Maricarmen Platas, directora del Departamento en Historia del Pensamiento, le externé mi ilusión de que los profesores del área tuvieran una formación sólida y lograr una armonía entre fe y razón en todas las clases y a todos los niveles”.

 

“Con este cometido, fundé la Maestría en Historia del Pensamiento, desarrollamos el plan de estudios que fue aprobado por el Departamento de Servicios Escolares y luego obtuvimos el RVOE de la UNAM y la SEP”, abundó.

 

De 2002 a 2008, el Mtro. Elizondo impartió clases en la Escuela de Empresariales. De 2008 a la fecha se desempeña como profesor-investigador de tiempo completo del Departamento de Humanidades. Ha impartido materias como Filosofía Social de la Empresa, Persona y Sociedad, Historia de la Cultura, Ética, Antropología Teológica I, Empresa y Humanismo, y Ética Empresarial, a nivel licenciatura y algunas en posgrado.

 

El maestro compartió la dicha de ver crecer a la Universidad “no vertical, sino hacia el centro. La UP tiene un gran crecimiento e influencia que la Rectoría está potenciando en el orden de la inclusión, es decir, hacia el centro de la sociedad”.

 

“Hoy me congratulo de haber conocido a grandes personajes que dieron origen a la UP y el IPADE, ser testigo directo de la consolidación de esta institución, incluso antes de que se llamara como la conocemos, por ello, de manera personal me siento cofundador. También recuerdo grandes logros como la reorganización en facultades y escuelas, la unificación de los tres campus y el primer triunfo deportivo en baloncesto”, enfatizó.

 

“Lo que me ha mantenido en esta casa de estudios es llevar a la práctica el sentido esencial de la UP como obra corporativa del Opus Dei, es decir, la formación cristiana de los alumnos en relación con la armonía fe y razón, las dos alas de la verdad”.

 

Sobre la importancia de la formación humanista, el académico aseveró que la UP es como una bomba atómica. “Si la Universidad logra estallar en lo que es esencial de formar a nuestros estudiantes en la fe y la razón, será un hito porque eso no lo tiene ninguna institución del país y es lo que justamente necesita la humanidad”.

 

En ese sentido y con base en su experiencia, Rubén Elizondo indicó que hoy día la educación se enfrenta a retos importantes como la introducción de la tecnología en la vida de los seres humanos, que ha cambiado la manera de comunicarse y de aprender, “hay una disminución significativa en la atención en clase, dificultad de concentración e ineficacia en el desempeño general del alumno. Esto requiere la reorientación del uso de los instrumentos”, subrayó.

 

Este influjo de la tecnología, dijo, lleva al estudiante a aprender a hacer cosas, a seguir instrucciones. “El reto de las humanidades es formar jóvenes con un pensamiento crítico, que se cuestionen en todo momento”.

 

Finalmente, el Mtro. Elizondo Sánchez hizo hincapié en la formación de profesores, directivos y todo el personal sobre la armonía fe y razón, y la importancia del comportamiento ético. “Esto implica entender la esencia de la Universidad, pero de qué servirá esto, la respuesta es que te hará mejor persona, por ende, mejorará tu trabajo profesional, familia y relaciones sociales, entre otros. Estamos apostando a muchos años de distancia, a hacer algo en el presente, esto es transformar hoy y tener una repercusión en el futuro”, puntualizó.