LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO: MITO O REALIDAD

Ruta
Noticias
LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO: MITO O REALIDAD

Ciudad de México, 30 de agosto de 2017. El Dr. Adolfo Roitman, director del Santuario del Libro, en Jerusalén, impartió el curso “Los rollos del Mar Muerto: mito o realidad” en la Universidad Panamericana. Dividió la información en cuatro ponencias para introducir a los asistentes al tema de manera integral.

 

En medio del desierto de Judea, a unos cuantos kilómetros al norte del Mar Muerto, se encuentran las ruinas de ciudad de Khirbet Qumrán, descubierta en el siglo XIX. Años antes, unos pastores beduinos entraron en cuevas aledañas buscando una cabra y hallaron vasijas llenas de manuscritos con más de 2,000 años de antigüedad. Así inicia la historia del descubrimiento de los rollos.

                 

Algunos  fueron vendidos a zapateros, otros a metropolitanos, y unos más llegaron a las manos de estudiosos como Eliezer Sukenik, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Éste los sacó de Israel durante la guerra de independencia y los llevó a Estados Unidos. De esta manera, los manuscritos de la primera cueva quedaron esparcidos por el mundo.

 

Años después, Roland De Vaux comenzó las excavaciones que llevaron al descubrimiento de las ruinas de Qumrán. Los estudiosos y los beduinos compitieron entonces por encontrar cuevas con manuscritos que pudieran dar luz sobre el origen de esta ciudad. Se encontraron, en efecto, nuevos manuscritos que fueron reconstruidos y guardados en el Museo de Rockefeller de Israel.

 

No fue sino hasta 1945, cuando Yigael Yadin adquirió los rollos que se hallaban en Estados Unidos y los reunió todos en Israel. Para su estudio y protección se creó el Santuario del Libro en el Museo de Israel.

 

 

El Dr. Roitman, al narrar el descubrimiento de los rollos, los describió como fragmentos de la realidad que nos abren un nuevo horizonte. En ellos se encuentran reglas y libros que reflejan los intereses de los habitantes de Qumrán y que contrastan con las escrituras judías que conocíamos. Existían tensiones intrareligiosas. Entre otras cosas, en los rollos del Mar Muerto se puede hallar una radicalización del sentimiento de identidad del pueblo elegido. Roitman utilizó este ejemplo concreto para explicar el desarrollo del fenómeno sectario en el judaísmo antiguo.

 

Para comprender qué clase de comunidad habitaba la ciudad de Qumrán y los mensajes de los manuscritos se deben estudiar los símbolos culturales y geográficos. La teoría más plausible –basada en fuentes como Filón de Alejandría y Plinio el viejo— es que se tratara de los Esenios, un pueblo conocido por vivir en comunidad de bienes. De acuerdo con el Dr. Roitman, la principal distinción de esta comunidad era el exclusivismo, radicalización religiosa que los caracterizaba como sectarios.

 

El estudio del cristianismo antiguo se enriquece con el estudio de los rollos del Mar Muerto. De acuerdo con el Dr. Roitman, hemos creado reflexiones que no corresponden con los hechos históricos. La contraposición de los manuscritos recién encontrados y aquellos que ya forman parte de la tradición judeocristiana permite afinar las nociones que tenemos del judaísmo antiguo.  

 

Para el Dr. Roitman, sin embargo, la mayor contribución de estos rollos es la generación de diálogo interreligioso. Tanto cristianos, judíos y musulmanes encontramos nuestras raíces en un mismo mundo, precristiano y prerabínico. En estos tiempos violentos, se comparte un mensaje común de luz frente al dolor.

 

Por Inés García Arroyo, Filosofía UP