El hígado y su poder de regeneración

Ruta
Noticias
El hígado y su poder de regeneración

¿Sabías que el hígado puede regenerarse por sí solo?, así es, este importante órgano cuyas funciones son vitales para el funcionamiento del cuerpo humano puede sanarse solo cuando está enfermo, e incluso recuperar hasta dos terceras partes de su volumen original. Sin embargo, existen algunos casos donde estas cualidades parecen no funcionar como deberían, por ejemplo, después de ciertas intervenciones quirúrgicas.

 

Para conocer un poco más sobre este importante órgano, la Dra. Nalú Navarro Álvarez, investigadora del Laboratorio de Biología Molecular de la Escuela de Medicina de la Universidad Panamericana, está realizando estudios pioneros sobre el tema.

 

Este notable trabajo titulado “Capacidad de los neutrófilos activados para amplificar el daño hepático y empeorar su regeneración después de una resección” es uno de los proyectos reconocidos por el Fondo Fomento a la Investigación UP 2017 y es un parteaguas que permitirá abrir una línea de investigación sobre el hígado en esta casa de estudios.

 

“Desde que cursaba la licenciatura en la Universidad de Guadalajara comencé a interesarme en el tema, y al trabajar más de cerca con pacientes con enfermedades hepáticas me intrigaba la posibilidad de poder hacer algo más por aquellos que desafortunadamente fallecían en espera de un hígado. Fue esa la motivación principal que me llevó a buscar alternativas terapéuticas al trasplante hepático que servirían como terapia puente”, comentó la Dra. Navarro.

 

 

“Por ello, me fui a Japón a hacer un doctorado en el Primer Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Okayama, donde estuve cuatro años y me enfoqué en el trasplante de hepatocitos (células del hígado)”.

 

“Posteriormente hice un posdoctorado en The Transplantation Biology Research Center (TBRC) en Massachusetts General Hospital, Harvard Medical School, en Boston, sobre inmunología y trasplantes”, puntualizó.

 

En qué consiste la investigación

 

La investigadora en Ciencias Médicas del Departamento de Gastroenterología y Trasplantes del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán explicó que el sistema inmune está compuesto de dos principales subdivisiones, el sistema innato o no-específico y el sistema adaptativo o específico.

 

“El sistema inmune innato es la primera línea de defensa contra organismos invasores, compuesto de diferentes células con funciones específicas como los neutrófilos que además de ser las principales células inflamatorias encargadas de acudir al sitio de infección, también parece ser que contribuyen a otras funciones importantes como la regeneración hepática”.

 

 

“Específicamente estoy estudiando la relación de las células inmunes innatas con la regeneración del hígado, el único órgano del cuerpo que cuando se le secciona alguna parte tiene la capacidad de regenerarse mediante compensación por parte del remanente de la masa que le fue extraída”, aseveró.

 

Gracias a esta capacidad, abundó, existe la posibilidad de hacer un trasplante hepático vivo-vivo. Sin embargo, “hay un grave problema y es aquí donde entra mi línea de investigación; en algunas ocasiones el hígado no logra regenerarse y la pregunta es por qué”.

 

“Otro escenario es el cáncer colorrectal con metástasis al hígado. Para poder quitar el foco metastásico se realiza una resección hepática —cuando es posible, ya que a veces hay múltiples focos y no se puede intervenir— pero hay ocasiones en que ese remanente no se regenera, por causas que actualmente se están estudiando, a lo cual se le llama falla hepática poshepatectomía”, explicó.

 

La Dra. Navarro Álvarez indicó que “ha observado, en estudios preliminares con ratones, que cuando se realiza una resección hepática hay una sobreactivación de diferentes células del sistema inmune innato, especialmente de los neutrófilos; aunado a ello se observa un exceso en los niveles circulantes de IL-6 lo cual está asociado a un problema en la capacidad de regeneración del hígado de estos ratones, que entran en falla hepática y mueren. Estos datos fueron confirmados y reproducidos en un modelo preclínico utilizando babuinos”.

 

 

“Estoy muy intrigada en averiguar las causas específicas por lo que esto sucede. Hasta este momento únicamente es una asociación, pero no se ha establecido un mecanismo directo. Creo que los neutrófilos tienen un efecto más allá que funcionar como células inflamatorias. La idea es descubrir el mecanismo por el que pudieran estar causando que el hígado no se restablezca”, afirmó.

 

En mi investigación, señaló, generamos varias hipótesis y una de ellas es que estas células al estar tan activadas secretan diferentes sustancias, entre ellas, la interleucina-6, una molécula muy importante para la regeneración, la cual se encarga de preparar a las células hepáticas para que entren en el ciclo celular y al replicarse puedan regenerar el hígado; sin embargo, estudios previos han demostrado que los niveles de esta molécula tiene que estar perfectamente controlados, ya que si hay grandes cantidades en lugar de preparar al órgano para la regeneración, lo bloquean.

 

 

El punto principal, añadió, es averiguar si los neutrófilos hiperactivados son los responsables del exceso de interleucina-6 y si este exceso es el causante de que el hígado falle en su proceso de regeneración. De ser así, podríamos pensar en terapias para detener dicha hiperactivación.

 

“Hasta ahora no hay datos en relación al efecto que tienen los neutrófilos en la regeneración hepática. Esto tendría un impacto muy relevante puesto que estas células se encuentran presentes en el proceso inflamatorio ocasionado por la propia cirugía; de manera que si se logra descubrir que están siendo perjudiciales para el proceso natural de regeneración después de una resección, se podría crear alguna terapia específica que atacara directamente a estas células”, manifestó la profesora asistente en Biología en el Massachusetts General Hospital, Harvard Medical School.

 

Actualmente, la Dra. Nalú Navarro trabaja en la fase piloto in vitro, es decir, realiza estudios para obtener neutrófilos de hígados de ratón mediante técnicas de biología molecular, con la idea de identificar si estas células están provocando el aumento de interlucina-6. “Ahora nos dedicamos al aislamiento de las células de diferentes órganos, de la sangre periférica, médula ósea, bazo e hígado”, señaló.

 

 

Posteriormente vendrá la fase in vivo; para ello, estamos trabajando con el Dr. Gregorio Obrador Vera, director de la Facultad de Ciencias de la Salud, para contar con un bioterio con un rack ventilado que tenga las condiciones apropiadas de esterilidad, temperatura, etcétera, y así avanzar con la investigación, compartió.

 

Cabe destacar que en la realización de este trabajo, la Dra. Navarro ha contado con el apoyo de María José Lizardo, estudiante recién egresada de la Escuela de Medicina de la UP. Además de la colaboración de notables investigadores como el Dr. David Kershenobich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, el Dr. Mario Vilatobá, jefe del Departamento de Trasplantes de ese mismo instituto, y la Dra. Christine A. Huang, profesora en Inmunología en Harvard Medical School.

 

Esta investigación cómo beneficia al paciente

 

Sin duda, este estudio puede beneficiar a muchas personas con problemas hepáticos, que actualmente se enfrentan a resultados poco esperanzadores. “El hecho de investigar estos mecanismos ayudaría a establecer terapias que contribuyeran a mejorar la capacidad de regeneración del hígado no solo de un paciente donador, sino de aquel sometido a una resección hepática por cáncer, por ejemplo”, afirmó la profesora-investigadora de la UP.

 

Además, dijo, también ayudaría a los enfermos que reciben un trasplante hepático cadavérico, ya que se supone que un hígado trasplantado debe tener suficiente masa para realizar las funciones requeridas, a pesar de ello, se han registrado casos en los que el hígado es demasiado pequeño para el receptor y al no regenerarse adecuadamente el paciente sufre de lo que se le conoce como small for size syndrome.

 

 

La Dra. Nalú Navarro compartió que “la idea de poder determinar el papel que estas células juegan en la regeneración hepática, podría llevar a una futura colaboración con compañías farmacéuticas para desarrollar una terapia específica”. Esto podría tener un beneficio bastante importante, puesto que estas células están también involucradas en otras patologías, y el poder modularlas sería una gran contribución a la ciencia a nivel global”, puntualizó.

 

La importancia de fomentar la investigación en México

 

“En México no se realiza mucha investigación por diversos factores y considero que el principal es de índole económica. Es una situación muy desafortunada, porque en verdad hay mucho talento”, compartió.

 

“Es fundamental realizar investigación; si nos vamos al trasfondo, gracias a esta labor se desarrollan nuevas terapias, nuevos equipos; la idea es tratar de entender los mecanismos fisiopatológicos causantes de las enfermedades, para después crear medicamentos o terapias. Pero aún así, con lo poco que tenemos, debemos salir adelante, seguir investigando y conformando grupos de colaboración multidisciplinarios que nos permitan avanzar en los descubrimientos científicos”, concluyó.

 

 

Aunado a la realización de este trabajo, la Dra. Nalú Navarro ha participado en otros interesantes proyectos, entre ellos, el de xenotrasplante hepático —implantación de células, tejidos u órganos de una especie a otra—; “se han hecho estudios preclínicos con animales, no con humanos por cuestiones éticas”. Cabe destacar que este trabajo realizado con un equipo de especialistas en Harvard Medical School tiene el récord mundial de mayor sobrevida de un hígado xenogénico trasplantado.

 

Diciembre, 2017.

 

 

Dra. Nalú Navarro Álvarez

Profesora-investigadora

Departamento de Biología Molecular, Escuela de Medicina

nnavarro@up.edu.mx