OBRA DA TESTIMONIO DE LABOR DE VASCO DE QUIROGA

Route
News
OBRA DA TESTIMONIO DE LABOR DE VASCO DE QUIROGA

Ciudad de México, 11 de noviembre de 2015. Vasco de Quiroga fue el primero en tierras americanas que habló de los derechos subjetivos de la persona. Fundó instituciones que fueron crisol para aprender a vivir en familia. Enseñó a trabajar a muchos mostrando la dignidad del trabajo. Marcó las líneas maestras de una economía humana, animó la participación política y desarrolló algunos principios democráticos.

 

Estos y otros aspectos de la vida ejemplar del primer Obispo de Michoacán, también llamado “Tata Vasco”, se recogen en la más reciente obra de Pablo Arce Gargollo, capellán y catedrático de las escuelas de Derecho y Comunicación de la Universidad Panamericana, titulada: “La vida santa de Vasco de Quiroga, su proceso de canonización”.

 

Este libro fue presentado en el Club de Industriales, donde se contó con la presencia del Cardenal Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia; el doctor José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Desarrollo Social; la doctora María Luisa Aspe Armella, académica de la Universidad Iberoamericana, y el maestro Eduardo Garza Cuéllar, periodista y consultor.

 

“Vasco de Quiroga fue el primero que habló de derechos subjetivos de la persona, apreciaba a las personas y confiaba en su capacidad de desarrollarse”. Su legado sigue vigente, un ejemplo es el Hospital-Pueblo de Santa Fe de la Laguna en Michoacán, en cuya población sobresale un profundo espíritu fraterno, sus habitantes auguran: aquí no hay pobreza porque nos ayudamos unos a otros, destacó Pablo Arce Gargollo, sacerdote de la prelatura del Opus Dei.

 

“Es fascinante, vale la pena conocer su labor y difundirla ese es el objetivo de este libro”, puntualizó el doctor en Filosofía y estudioso del Tata Vasco.

 

         

 

José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Desarrollo Social, destacó “hoy no solo hablamos de uno de los humanistas más relevantes de la Nueva España, sino de una figura con una enorme vigencia”. Frente a las teorías modernas de justicia y la falta de respuestas concretas, Vasco de Quiroga sigue siendo un ejemplo.

 

“Una política justa es aquella que maximiza la utilidad y la productividad, este tratamiento nos regresa al planteamiento de Vasco de Quiroga y nos obliga a pensar cuando implementamos una política pública para quien la estamos diseñando y a quienes estamos excluyendo. Ese debate sigue vigente”, refirió el doctor en Economía por la Universidad de Yale.

 

“Tata Vasco cansado de esperar decisiones de las cortes españolas paso a la acción, creó dos hospitales donde se atendía a los enfermos y brindó refugio a los necesitados. Esto significa en nuestros días, un combate a la carencia alimentaria, ofrecer una vivienda digna y brindar acceso a un seguro popular”, señaló Meade Kuribreña.

 

Además, fue un visionario del desarrollo de clúster económicos, es decir, la concentración geográfica de actividades colectivas en las que se aprovechaban ventajas como disponibilidad de materias primas y habilidades artesanales. Hoy en sitios como Santa Clara del Cobre se continúa reconociendo la enseñanza del humanista, agregó.

 

“Hay que recuperar sus enseñanzas, ejemplo de virtud y entrega para afrontar la pobreza y la injusticia que siguen siendo enormes retos en la sociedad actual”, concluyó el ex secretario de Hacienda y Crédito Público.

 

 

Sobre el tema de la canonización, el Cardenal Alberto Suárez Inda comentó “este 10 de noviembre se cumplieron 18 años de la ceremonia con la que dimos inicio en Pátzcuaro a dicho proceso; 18 años de recoger documentación, 90 mil folios se fueron a Roma. Contamos con el voto unánime de los arzobispos de México, de la Conferencia Episcopal Española y en 1997 la Santa Sede nos dio luz verde”.

 

El 29 de abril de 2014, dijo, al día siguiente de la canonización de San Juan Pablo II, la Congregación para las Causas de los Santos emitió el decreto de validez de la documentación y ha nombrado al padre Fidel González como postulador de la causa de Don Vasco de Quiroga.

 

“No solo fue un gran humanista, un civilizador, un defensor de los indígenas, organizador de comunidades y promotor de artes y oficios, fue, principalmente, un discípulo y misionero de Jesucristo”, agregó el filósofo y teólogo por la Universidad Gregoriana.

 

Este ideario será presentado antes las autoridades eclesiásticas pertinentes y se espera obtener una respuesta favorable en honor a quien llevara a cabo una gran obra de fe y de profunda labor social en la Nueva España en el siglo XVI: don Vasco de Quiroga; y que este 2015 cumple 450 años de fallecido.