Holgazanería cibernética: gente ociosa en horas de oficina

Route
News
Holgazanería cibernética: gente ociosa en horas de oficina

Autor: Dr. Francisco Javier Castañeda Ibarra Vicerrector Administrativo de la Universidad Panamericana, campus Guadalajara

 

Internet se ha convertido en un gran distractor en horas de oficina. ¿Cómo realizar un equilibrio entre ocio y productividad?

Cuando hablamos de control, hablamos del proceso de supervisar las actividades de la empresa, y de quienes trabajan en ella, con el fin de asegurarnos de que éstas se lleven a cabo de acuerdo a lo planeado, así como para corregir cualquier desviación significativa.

En este mundo digital, la supervisión y el control por medios electrónicos han traído consigo preguntas espinosas acerca de hasta dónde debe llegar una empresa con tal de supervisar las actividades de sus empleados, en detrimento de su privacidad. Por ejemplo, en Estados Unidos, los empleadores tienen derecho a leer el correo electrónico de sus colaboradores, incluyendo mensajes etiquetados como ‘personal’ o ‘confidencial’. También pueden intervenir sus líneas de teléfono, vigilar su computadora y almacenar y revisar los archivos que
éstas contienen.

Holgazanes en línea

El auge de las medidas de control se debe a que, lamentablemente, una gran cantidad de empleados simulan trabajar mientras desperdician los recursos de la empresa. El término que se ha acuñado para nombrar a este tipo de personas es el de ‘holgazanes cibernéticos’. La holgazanería cibernética es una forma de ‘zona de confort’ en la empresa, un término que se usa para describir un universo de conductas, actitudes y situaciones que promueven la inmovilidad de los sujetos, y que terminan por impactar al propio sujeto y a la organización a la que pertenece.

Estos holgazanes cibernéticos nos ofrecen estadísticas interesantes: según el estudioLos efectos y las sanciones de los estigmas de la holgazanería cibernética, realizado por los investigadores estadounidenses Joseph Ugrin y Michael Pearson, los empleados en Estados Unidos pasan el 70 por ciento de su tiempo en internet. Otro estudio reciente, presentado por la Universidad de Kansas State y publicado en la revista científica Computers in Human Behavior (Las computadoras y su influencia en el comportamiento humano), señala que los empleados desperdician entre el 60 y el 80 por ciento de sus horas de oficina en internet, en las siguientes actividades: búsqueda de trabajo, planificación de viajes, compra-venta de artículos, redes sociales, pesca de romances, juegos interactivos, videos, etc.

Una de las actividades más preocupantes tiene que ver con el consumo de pornografía. Según la revista Forbes, Nielsen reportó que el 25 % de los adultos trabajadores han admitido haber visto pornografía en horas de trabajo. Además, el 70 por ciento de todo el tráfico a páginas pornográficas sucede entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde.

Para las empresas, esto representa una pérdida de millones de dólares en recursos malgastados y en mermas a la productividad. Estas prácticas han ocasionado que diversas compañías, como Boeing, Marathon Oil, HP, United Technologies y Marriott International vigilen la forma en que sus empleados utilizan las computadoras.

Vigilar con ética

Desafortunadamente, el control por computadora tiene una reputación cuestionable, pues ha dado lugar a ciertos abusos. Muchas personas lo perciben como una nueva forma de espionaje o una práctica punitiva. Sus detractores afirman que estas técnicas incrementan el nivel de estrés entre los empleados, al sentirse bajo constante vigilancia. Sin embargo, sus partidarios argumentan que éstas pueden ser un recurso eficaz de capacitación, y un medio para elevar la productividad. Por ejemplo, es frecuente que las organizaciones de telemarketing monitoricen las llamadas telefónicas de sus operadores. Otras organizaciones vigilan a los empleados que reciben quejas de los clientes para asegurarse de que éstas sean atendidas de forma apropiada. Dichos sistemas se han utilizado también para ayudar a los gerentes a identificar aquellas prácticas de trabajo de los empleados que pudieran ser antiéticas y onerosas para la compañía.

"Una gran cantidad de empleados simulan trabajar mientras desperdician los recursos de la empresa"

Más allá de las sofisticadas técnicas de control, deberíamos ser capaces, empleadores y empleados, de visualizar a la empresa en el largo plazo y de perseguir sus objetivos declarados. El actuar éticamente es indispensable para que lo anterior se cumpla. Para que los empleadores no caigan en la falta de ética al tratar de vigilar a los empleados, es importante seguir los siguientes tres pasos:

•Advertir a los empleados, tanto antiguos como nuevos, acerca de la posibilidad de que sean objeto de control.

•Redactar la política de supervisión de la empresa, exhibirla en un lugar público y entregar una copia a cada uno de los empleados, para que éstos reconozcan, por escrito, que la han entendido.

•Fiscalizar solamente en los casos en que un propósito legítimo de negocios esté en juego, como las actividades de capacitación o evaluación de los trabajadores, o en estudios de control de costos.

Para saber más:

La zona de confort es el tema de la tesis doctoral del autor, titulada Confort empresarial. Zona de riesgo. Una visión desde el empresario mexicano.

Fuente de consulta:
http://www.mejorespracticas.com.mx/holgazaneria-cibernetica-gente-ociosa...