Graduación 2014

Ruta
Noticias
Graduación 2014

Ciudad de México, jueves 7 de agosto.- El Auditorio de la Universidad Panamericana recibió a familiares y amigos de los alumnos de la generación 2008-2014 de la Escuela de Medicina para cerrar un gran ciclo con el acto académico y entrega de reconocimientos.

 

La ceremonia fue precedida por las palabras del maestro Luis Bonner de la Mora, rector de la Universidad Panamericana, el Doctor Gregorio Tomás Obrador, director de la Escuela de Medicina y finalmente por el emotivo discurso del Dr. Enrique Ruelas Barajas, presidente de la Academia Nacional de Medicina. Sus discursos estuvieron llenos de buenos deseos, enseñanzas y, sobretodo, del sentido humano que impregna nuestra  profesión y que caracteriza a nuestra universidad.

 

Posteriormente, se hizo entrega de los diplomas y reconocimientos a cada alumno.  Los premios extraordinarios de la generación se entregaron a Ma. Fernanda Zavala Miranda y Alejandro Folch Sandoval, así como el premio a la investigación recibido por Erika Adriana Martínez Castañeda, y a la labor social para Ma. Fernanda Morales Jiménez.

 

Como alumna de esta generación  tuve la oportunidad de dirigir el discurso de graduación. Hay mucho que se puede decir al terminar una carrera y creo, especialmente, cuando se trata de llegar al final de medicina.

 

Durante estos años hemos experimentado un cambio muy importante, desde que éramos los asustados estudiantes de primer semestre, al estar posteriormente en las rotaciones de los diferentes hospitales cuando, por primera vez vimos a un paciente. Después  las largas horas de estudio para llegar al internado, conocer las guardias y todos los desvelos y frustraciones que éstas significan. Terminamos finalmente el servicio social en el cual por primera vez nuestras decisiones se vieron reflejadas directamente en alguien.

 

Ahora que termina esta larga carrera creo que puedo decir que nos quedamos con el aprendizaje teórico y el compromiso de continuar capacitándonos para cumplir la excelencia que caracteriza a los alumnos de esta universidad. Sin embargo, también nos quedamos con innumerables anécdotas que nos han cambiado la forma de ver la vida. El contacto tan cercano que tenemos con la enfermedad y la muerte nos hacen darnos cuenta que éstas no son las peores cosas que nos pueden pasar, porque lo peor es perder el interés por nuestros pacientes, cubrirnos de indiferencia y abandonarlos a la desesperación. Este sería el consejo que me gustaría que nuestra generación dejara a los próximos médicos que se graduarán de esta escuela;  lo más valioso que debe preservar el médico es la dignidad de sus pacientes y la pasión por lo que hace. 

 

Además de estas grandes enseñanzas, sé que lo más importante que nos llevamos son las amistades que hicimos durante la carrera. No sólo vivimos anécdotas que quedarán en nuestra memoria, sino que nos apoyamos unos a otros a vencer retos más grandes que nuestra experiencia y poco a poco nos vimos transformándonos en médicos.

 

De parte de la generación 2008-2014, quisiera agradecer a la Universidad Panamericana por los valores y excelencia que nos inculcó; a nuestros maestros que nos han dado tantas enseñanzas con un poco de su experiencia, a nuestros familiares y amigos por acompañarnos hasta esta meta y finalmente a nuestros pacientes que, con su sufrimiento, nos enseñaron tanto. Sabemos que nos queda un largo camino y con este ánimo, agradecimientos y enseñanzas nos despedimos de nuestra universidad, sabiendo que no es un adiós sino solo un hasta luego. 

 

Por: Erika Gayón Lombardo, egresada de la generación 2008

 

Galeria Flickr