JURADO EN PUGNA POR TEATROUP

Ruta
Noticias
JURADO EN PUGNA POR TEATROUP

Jurado en Pugna  fue la puesta en escena que TeatroUP presentó del 19 al 22 de febrero bajo la dirección de Daniel Padilla, en el marco del 25 Aniversario de Teatro UP.

 

La obra teatral es la adaptación de Twelve Angry Men por Reginald Rose en 1954, está situada en el año 2030 y narra la historia de un jurado integrado por doce personas que deben deliberar si un joven de 18 años, acusado de asesinar a su padre a puñaladas, es inocente o culpable. El veredicto por unanimidad que presenten será lo que determine el futuro del muchacho, de condena a muerte o libertad.

 

Al igual que Cats, el lugar elegido para la lucir el talento de los miembros de la Compañía de Teatro de nuestra Casa de Estudios fue el Poliforum. Sin embargo, esta vez la interacción y acercamiento de los actores con la audiencia fue mucho más íntima, pues no se utilizó el escenario habitual, sino una habitación ubicada en una lateral del edificio. En dicho recinto sólo había espacio para 120 espectadores que estaban a menos de un metro de distancia de los intérpretes.

 

Una mesa rectangular al centro, una pantalla alineada brillando en lo alto, doce sillas, doce botellas de agua, una ventana, un librero y un dispensador de agua fue toda la escenificación necesaria para llevar a cabo el magnífico clásico que, definitivamente, puso la piel de gallina en más de alguna ocasión a los presentes; los cuales rodeaban a los artistas por tres lados, formando una herradura.

 

 

Cada personalidad de los miembros del jurado jugó un papel esencial, pues recrearon un grupo heterogéneo y dispar, que fue enredando sus prejuicios, vivencias y pensamientos con el caso sobre el joven indigente y poseedor de antecedentes penales. En el comienzo de la obra, después de escuchar los hechos que relatan el asunto a tratar, pareciera que se trataba de un caso cerrado, sin embargo, cuando llega el momento de votar tan solo 11 miembros del jurado votan de manera inmediata por la culpabilidad del acusado, falta uno, el jurado número 8 (Santiago Cué) que desea discutir con el resto la posibilidad de que el acusado sea inocente.

 

 

Así pues con el transcurso del tiempo y entre riñas y gritos el jurado número 8 es capaz de sembrar dudas razonables sobre el resto. Quien más se resiste es el jurado número 3; (Arpad Orozco), hombre hecho a sí mismo que posee un turbio pasado con su hijo.

 

 

 

Tras un final inesperado, el público estalla en aplausos, muchos se levantan de sus lugares y esperaron a que los actores dejaran el lugar para despedirlos. Cuando todos los presentes salieron del recinto, luego de dos horas, donde tantas disputas sucedieron, actores, familiares y amigos se fundieron en abrazos y palabras de admiración.