Terremoto en Nepal

Ruta
Noticias
Terremoto en Nepal

El pasado 25 de abril un sismo de 7.8 grados en la escala de Richter sacudió el país asiático de Nepal, en punto de las 11:57 hora local, en el que murieron alrededor de 8 mil personas, siendo este el terremoto de mayor intensidad registrado en este país después del acontecido en 1934.

 

Después del terremoto, delegaciones de diversos países se movilizaron para ayudar a los nepalíes;  entre ellas, una delegación mexicana. Jorge Andrés Ávila, estudiante de la Escuela de Medicina UP,  quien  realiza su servicio social, fue uno de los siete mexicanos que viajaron a Nepal con el fin de auxiliar a las víctimas de esta catástrofe natural. “Fue algo que jamás pensé hacer, fui invitado por la Fundación Cadena, con la que he estado en contacto durante mi Servicio Social y después de varias juntas que tuvieron, pensaron en mí para llevar un médico en el grupo”.

 

En entrevista Jorge Andrés nos platica sobre la experiencia de haber ido a ayudar “primero es un shock en todos los sentidos, porque es una cultura distinta, un país completamente diferente, con reglas y leyes distintas;  además de ser una situación que jamás había vivido, uno de los terremotos más grandes de la historia de ese país, y lo que más me llevo de esta experiencia, es ver la unión de todos los países por una misma causa; una causa que  trasciende fronteras, religiones, lenguas;  todos unidos con el fin de ayudar”.

 

 

Cientos de edificios quedaron colapsados a raíz del primer temblor, y así las delegaciones de Israel, Noruega, Nepal, México y Francia se dispusieron a buscar entre los escombros, antes de agotar el tiempo, para encontrar supervivientes “el primer día nos juntamos con los israelíes y los acompañamos al edificio de tres pisos en escombros, nosotros llevábamos un equipo para detectar signos vitales en estructuras,  hicimos un escaneo y no encontramos nada, los franceses traían un equipo para detectar ruidos,   pusieron este equipo que podría ser como un estetoscopio gigante, y al pegarle a la estructura para ver si había respuesta, se escucharon los quejidos de una persona, lo que nos emocionó a todos. Fueron 10 horas de búsqueda, yo comencé a sacar el botiquín, fue una cosa impresionante, estaba nervioso y no sabía cómo reaccionar al ver al penúltimo sobreviviente del primer temblor”, comentó Jorge.

 

Posterior al sismo, las autoridades nepalíes confirmaron un total de daños completos en 94,744 infraestructuras públicas, y parciales en 64.645; cientos de damnificados  “son muchísimas cosas, nosotros somos médicos generales y aunque tenemos todo el conocimiento médico, no sabemos qué hacer en este tipo de situaciones, nadie te ha explicado qué  hacer, y eso fue de los primeros sentimientos que sentí. Después es tanta la necesidad de la gente y no poder dar todo lo que se necesita, que  te lleva a tener sentimientos encontrados, ya que por falta de recursos o tiempo no puedes entregar todo lo que quisieras a cada una de las personas que lo requieren”.

 

Jorge Andrés comenta que lo más difícil fue haber ido a las comunidades más pobres de Nepal, ya que lograron ver que, aunado a lo ocasionado por el terremoto, existen otros problemas en estas zonas “el ir a estas comunidades nos hizo ver que, además del terremoto, existen cantidad de pacientes con enfermedades y nadie los estaba ayudando. Nosotros llegamos con pocas medicinas, pero había gente que necesitaba hospitalización”.

 

Para concluir con la entrevista, Jorge nos comenta que “ha sido una experiencia inolvidable y lo volvería hacer 100%;  no importa lo lejos o el dinero, el hecho de saber que estás ayudando a la gente que lo necesita es lo que vale la pena “.