Mi Experiencia Disney, Beatriz Alejandra Arellano Morones

Ruta
Noticias
Mi Experiencia Disney, Beatriz Alejandra Arellano Morones

19/Agosto/2015

 

Decidí aplicar para el programa de verano en Disney porque creí que sería una experiencia totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada ya que nunca había estado lejos de mi familia. Llegué pensando que todo sería sencillo, no sólo por el trabajo si no también por el ambiente. La primera semana lo fue: muchos ya habían hecho amigos y la mayoría se conocían ya; me sentí afortunada porque conocí a muchas personas y desde el principio hice muchos amigos con quienes pasé la mayor parte del tiempo. Eran alumnos de la UP. No nos conocíamos bien pero no pensé que una vez empezando el programa nos uniríamos tanto, gracias a ellos el estar lejos de casa fue sencillo porque siempre estábamos juntos a pesar de nuestros diferentes horarios de trabajo.

 

Trabajé en el restaurante Columbia Harbour House en Magic Kingdom, el parque más frecuentado por lo que siempre estaba lleno a pesar de las lluvias. Tenía muchos puestos entre ellos: recibir a las personas, entregarles su comida, limpiar mesas o simplemente saludarlos desde fuera del restaurante. Al principio fue pesado porque no estaba acostumbrada pero poco a poco se fue haciendo más fácil y lo que lo hizo mejor fueron las personas que trabajaban conmigo; aprendí mucho de ellos y siempre que necesité algo ellos me apoyaron. El trabajo valía la pena porque sabía que hacía felices a las personas, particularmente a los niños, con tan sólo platicar con ellos y hacerlos sentir especiales, nuestra meta era hacerlos felices y siempre se iban con una sonrisa.

 

Como todo hay altibajos pero por mucho los momentos buenos fueron más. Aprendí a vivir con personas de diferentes nacionalidades entre ellas, marroquí e italiana; compartimos nuestras costumbres, en especial probando comida que no sabía que existía; he paseado por lugares hermosos y he reído como nunca pero lo mejor de todo fue conocer a personas que me cambiaron para bien, me enseñaron tanto y me hicieron sentir como una familia.

 

Beatriz Alejandra Arellano Morones