EL OBISPO EMERITO DE LEÓN GUANAJUATO, MONSEÑOR GUADALUPE MARTIN RABAGO VISITÓ LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA

Ruta
Noticias
EL OBISPO EMERITO DE LEÓN GUANAJUATO, MONSEÑOR GUADALUPE MARTIN RABAGO VISITÓ LA UNIVERSIDAD PANAMERICANA

Concluyó la novena de la Inmaculada concepción con una celebración eucarística presidida por el Obispo emérito de la diócesis de León, Monseñor José Guadalupe Martín Rabago con un llamado al perdón y la misericordia hacia los semejantes.

 

En la capilla de la Universidad Panamericana finalizó la novena a la Inmaculada Concepción en el marco de la apertura del año de la misericordia y la celebración de los 50 años del Concilio Vaticano II, con este recuento inició la celebración de la misa el Obispo emérito de la diócesis de León Guanajuato, Monseñor Guadalupe Martín Rabago, quien fue acompañado en la concelebración por el capellán mayor padre Vicente Saucedo, el presbítero Ignacio Carrasco y la presencia de directivos encabezados por nuestro rector Juan De la Borbolla Rivero.

 

En el marco de la celebración el capellán mayor padre Vicente Saucedo informó a los presentes la entronización del crucifijo de la capilla con el título del Señor de la misericordia, que estuvo a cargo del Obispo celebrante, quien bendijo el cristo que se ubica en el extremo izquierdo del altar.

 

Ante una copiosa asistencia congregada, el Obispo Guadalupe Martín Rábago en la homilía dio lectura a algunos de los conceptos que el Papa Francisco cristalizó en la Bula “El Rostro de la Misericordia” que fue la que dio sustento al Año Santo de la Misericordia y remarcó lo infinito de la misericordia de Dios ante la malicia humana.

 

Monseñor Guadalupe Martín Rabago recordó a los presentes que durante todos los días del Año de la Misericordia, se gana la indulgencia plenaria estando en gracia y explicó que el año de la misericordia permitirá practicar las obras de misericordia no solo de forma material sino también espiritual; hizo hincapié que en la bula papal se acentúa prevalencia de la corrupción en los actos del mundo y que ello mina la vida social e impide ver con esperanza el futuro, ante lo que se debe aplicar la prudencia, vigilancia, lealtad, pero sobretodo se concrete en la denuncia. Exhortó a abandonar toda forma de miedo y temor, “nada de un cristianismo que aparece amenazador, avivemos la alegría de la gracia que todo lo transforma”.

 

“En el ambiente de nuestro mundo tan penetrado por el afán del individualismo, el actuar misericordioso debería de aplicar una verdadera revolución en nuestras conciencias en lo social, político y económico…necesitamos urgentemente en el seno de las familias, el perdón, la experiencia de un amor auténtico, en el campo de las relaciones públicas tan conducidas en criterios de ventajas personales que imperan en la corrupción”. dijo el también ex obispo auxiliar de Guadalajara.

 

Previo a la conclusión de la misa el presbítero Ignacio Carrasco agradeció a Monseñor Rábago y le solicitó tenga presente en sus oraciones a la comunidad universitaria, de quien dijo, sabemos del interés que tiene usted en el tema de la educación.

 

“Quien nunca ha experimentado el amor y el perdón no ha amado”, dijo el obispo presidente de la celebración eucarística que fue acompañada por el coro de la Universidad Panamericana en este diciembre 2015.

 

Más fotografías aquí