El sentido de la corona de adviento

Ruta
Noticias
El sentido de la corona de adviento

15/Diciembre/2015

 

Es común encontrar en muchas casas las llamadas coronas de adviento, una tradición alemana que no se conoce bien a bien su sentido.

Por: Lic. Pedro Juan Fernández Cueto

 

Ya que estamos a las puertas del adviento -tiempo litúrgico que comprende los cuatro domingos previos a la Navidad y que se llama también tiempo de penitencia, para preparar la venida del Mesías-, la corona tiene como objetivo dos realidades: la primera, recordarnos que estamos cerca de la Navidad y la segunda, que hay que prepararnos, con un sentido penitencial de purificación, para que el Mesías llegue y reine en nosotros, en nuestras casas y en nuestros cercanos, parientes y amigos. Digámoslo de una vez: el sentido penitencial not supone grandes y estrepitosas cosas, basta con hacer sacrificios pequeños -uno cada día- que nadie se entere más que nosotros mismos, por ejemplo, un día beber agua natural en la comida, otro, servirnos un poco menos de postre y así, detalles muy pequeños que sólo Dios ve y premia.

 

El color litúrgico del tiempo penitencial es el morado. Son dos tiempos penitenciales: cuaresma y adviento y dentro de esos tiempos, el tercer domingo, en algunas iglesias verás que el sacerdote aparece revestido de color rosa: no es un capricho y mucho menos moda, es lo que la Iglesia llama en latín el domingo gaudete que significa alégrense porque la Resurrección -en cuaresma- y la Navidad -en adviento- están ya cercanas,  por eso verás que la corona de adviento tiene una vela rosa, entonces, lo que se debe hacer con la corona, para estar acordes con el tiempo, es ubicar cuál es la corona 1, la 2, la 3, que siempre será rosa, como quedamos y la 4 y encenderlas según vaya avanzando el adviento. Obviamente las velas 1,2 y 4 son moradas.

 

Hay coronas desde las más simples, una fila sencillamente de cuatro velas, hasta una verdadera corona hecha de hoja de pino, entrelazada con malla de alambre y circundando las velas; unas son sumamente artísticas, otras simplemente están puestas para recordar lo esencial, la cercanía de la Navidad.

 

Hay familias que suelen hacer algo cada domingo de adviento: no hay nada indicado expresamente, por lo que queda a la devoción de la familia hacer lo que prefieran; por ejemplo, hay quienes rezan un misterio del Rosario correspondiente a los misterios gloriosos que son los que se rezan el domingo y al terminar encienden la vela que corresponde; otros leen el Evangelio de la Misa de  ese domingo y al terminar, encienden la vela; otros leen un texto del Papa sobre el adviento y al acabar, encienden la vela; otros suelen cantar algún villancico navideño y encender la vela, como ves, es muy variado y lo que pretende esta entrega es invitarte a cultivar las costumbres cristianas de la Navidad, como una respuesta personal de que no queremos que esta fiesta sea de mero consumo y contenido comercial, antes está el verdadero sentido cristiano de la fiesta, pues lo que celebramos es el nacimiento del Mesías y como dicen tantas y tantos santos, ese Dios-Niño, si queremos, podemos hacer que nazca en nuestras vidas de manera particular este año que vemos que hay odio y violencia, nosotros respondemos con cariño y paz, pues eso es la Navidad al final del camino.

 

Finalmente, hay bendiciones especiales para las coronas, como para los árboles de navidad y nacimientos.