CONFERENCIA MATERNO-FETAL/ DRA. LÓPEZ MORATALLA

Ruta
Noticias
CONFERENCIA MATERNO-FETAL/ DRA. LÓPEZ MORATALLA

Por Marisol Guitian González

 

La segunda semana de octubre tuvimos el honor de recibir como invitada a esta casa de estudios, a la Dra. Natalia López Moratalla, catedrática emérita de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Navarra.

 

La Dra. López Moratalla es licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada, con doctorado en Ciencias, sección Biología, por la Universidad de Navarra. Ha ostentado diversos puestos de responsabilidad en asociaciones, comisiones y congresos nacionales e internacionales relacionados con sus actividades investigadoras y docentes. Asimismo, ha formado parte de varias sociedades científicas y éticas. Ha dedicado una constante atención a problemas que exigen un estudio interdisciplinar como «Epigénesis regulativa del desarrollo embrionario, proceso evolutivo y génesis del hombre», «Bases antropológicas de la educación universitaria», «Biología de la personalidad humana», entre otros.

 

El viernes 12 de octubre nos presentó la conferencia titulada “Comunicación Materno-fetal” en el auditorio de la Universidad Panamericana, a la cual asistieron miembros de nuestra comunidad universitaria, al igual que invitados externos interesados en el campo de la Bioética.

 

La ponencia inició explicando la naturaleza de la comunicación que se establece entre una madre y un hijo, la cual describió como “la quinta esencia de la humanidad”, ya que es ahí cuando se crean los lazos naturales más fuertes. Hay una fuerza natural que hace que cada ser humano experimente un impulso de amor hacia la unidad, lo cual surge de los padres.

 

Desde el primer día de la gestación inicia un proceso de comunicación molecular e inmunológico, en el que el sistema inmune de la madre acepta al embrión como un ser ajeno no peligroso, por lo que lo protege. Conforme avanza la gestación, se produce un quimerismo en el que el hijo regala células jóvenes a la madre, y es así como el cuerpo de la madre se rejuvenece en cada embarazo. A partir de las 32 semanas el feto ya es viable, y es en este momento en que la progesterona del embarazo aumenta entre 10 y 100 veces, propiciando la creación de un vínculo de apego más allá del amor materno. Se desencadenan una serie de reacciones en distintas áreas del cerebro de la madre, convirtiéndolo en un cerebro motivado, un cerebro expectante, naturalmente indulgente, solícito, siempre listo para atender a su hijo. Un cerebro con capacidad Multitarea, gracias a la activación de estructuras prefrontales, que le permite a la madre mantener la atención del hijo y desempeñar sus tareas diarias.

Igualmente, el cerebro del hijo se modula con la voz de la madre, por lo que la reconoce inmediatamente al nacer, produciendo un vínculo de afecto filial que se refuerza posteriormente, al encontrarse cuerpo a cuerpo durante la lactancia.

 

La gestación es una simbiosis única entre dos seres vivos en la que, desde el inicio, se crea un nexo biológico prenatal exclusivo. Se entiende así que una mujer es madre si ha concebido. La maternidad es natural y no una opción. La gestación puede subrrogarse, pero la maternidad no. Una mujer que gesta es madre, aunque genéticamente no lo sea. “Mater seper certa est”. Implicar lo contrario significa fomentar la violencia de género.