“El pensamiento eclesiológico del papa Francisco: una aproximación”, Dr. Philip Goyret.

Ruta
Noticias
“El pensamiento eclesiológico del papa Francisco: una aproximación”, Dr. Philip Goyret.

Aguascalientes, 2 septiembre de 2019.-

El Pbro. Dr. Philip Goyret, profesor ordinario de eclesiología y Decano de la Facultad de Teología de la Universidad de la Santa Cruz, estuvo presente en el seminario de profesores, en el que compartió su exposición que lleva por tituló “El pensamiento eclesiológico del papa Francisco: una aproximación” y al final hubo tiempo para el diálogo con los profesores asistentes.

 

El profesor Goyret estructuró su exposición en dos partes: los principales autores que han influido en el pensamiento eclesiológico de Jorge M. Bergoglio y algunos de los principios básicos de la exhortación apostólica Evangelium Gaudium (2013), texto con el que al comienzo de su pontificado señaló directrices para la labor de la Iglesia en el mundo.

 

Como introducción, el especialista en eclesiología, presentó el contexto eclesial del pontificado. El nombre elegido por el papa recuerda a San Francisco de Asís, cuya misión era la de “reconstruir la Iglesia”. En eso mismo trabaja el papa actual, en el contexto de una nueva etapa de recepción del Concilio Vaticano II (1962-1965).

 

Después, el Dr. Goyret explicó que Bergoglio entiende la unidad de la Iglesia como síntesis de elementos contrarios. Entre los autores que han influido en el papa actual figura Gaston Fessard, jesuita que propone una dialéctica cristiana que consiste en la coincidencia –y no contradicción– entre elementos opuestos, tales como la gracia y la libertad; la infinitud divina y la limitación humana, la contemplación y la acción. Otro de los autores preferidos del papa Francisco es Romano Guardini, autor alemán que propone una dialéctica no hegeliana en la que los elementos contrastantes pueden ser unidos en armonía. Otra de las fuentes del papa es un autor uruguayo, Alberto de Told Ferret, crítico de la alianza de la teología de la liberación y la dialéctica marxista. Y Lucio Ojeda, sacerdote nacido en Italia y profesor en Argentina, autor de la llamada “teología del pueblo”, uno de los grandes componentes de la eclesiología del papa Francisco. También influyó en el papa la idea de la posibilidad de contemplar la realidad de la Iglesia no sólo desde el centro- es decir, las autoridades- sino también desde la periferia, sin plantear una confrontación sino una visión integradora.

 

Pero el papa –según observación de Goyret– se separa de Guardini porque establece jerarquía entre los elementos contrarios. La dialéctica en Guardini es simétrica, no hay prioridades. En cambio, en Bergoglio sí hay prioridades. Para el Papa, la Iglesia es el instrumento de Dios para componer las polaridades sin eliminarlas. Así, expone los principios que guían su pensamiento eclesiológico. Algunos de estos principios –presentes en la exhortación apostólica Evangelium Gaudium– son, por ejemplo, los siguientes: la unidad prevalece sobre el conflicto, el tiempo es superior al espacio, la realidad es más importante que la idea, el todo es superior a la parte.

 

En sus textos, incluso en los anteriores a su pontificado, el papa Francisco concibe a la Iglesia vista bajo la óptica del “complexio oppositorum”; el primado de la misericordia; la “teología del pueblo” (pueblo no como categoría sociológica imbuida de dialéctica marxista sino como categoría cultural integrada en el patrimonio de la Iglesia); el estímulo a la “Iglesia en salida” y finalmente, la reforma de la Iglesia.

Para el papa Francisco, la Iglesia no está en el centro. En el centro está el Evangelio. Y el centro del Evangelio es la misericordia. Eso explica su lema episcopal “Miserando atque eligendo”, que mantiene como pontífice.

 

La conclusión es que el papa Francisco mira a la Iglesia como el espacio donde hay conjunción de prioridades. La Iglesia tiene una misión: que los contrarios no se contradigan. Elementos contrarios –en el sentido de distintos, pero no de contradictorios– son, por ejemplo, doctrina y la pastoral; pueblo y autoridades; misericordia y justicia.

 

El profesor Goyret, además, señaló un texto clave para conocer el pensamiento eclesiológico del papa Francisco: el documento emanado de la reunión del CELAM en la Aparecida. Es clave porque el entonces cardenal Bergoglio fue su redactor.

 

Al terminar, los profesores presentaron algunas preguntas, lo cual permitió al expositor ampliar, entre otros, el asunto del ecumenismo. Así, explicó Goyret, las divisiones entre cristianos vienen del mal entendimiento entre la unidad y diversidad. En el ecumenismo el concepto de comunión es fundamental.