Brigadas UP: 19-S, el día que salvamos vidas

Ruta
Noticias
Brigadas UP: 19-S, el día que salvamos vidas

Ciudad de México, 10 de septiembre de 2019.- ¿Dónde estabas el 19 de septiembre de 2017? Todo aquel presente en la Ciudad de México en esa fecha tiene el recuerdo fresco en la memoria y la Mtra. Yazmín Mendoza, directora de Compromiso Social de la Universidad Panamericana campus México, no es la excepción. Sin embargo, su testimonio se distingue por su vivencia en una de las zonas de desastre como miembro de Brigadas UP.

 

Yazmín cuenta que desde 2010 ha formado parte de este proyecto que vio la luz a raíz del tsunami ocurrido en Haití ese año, cuando cinco alumnos de las carreras de Filosofía, Administración e Ingeniería, buscaron brindar apoyo a la sociedad afectada por tal desastre natural. El proyecto fue arropado por la UP, que se ocupó de profesionalizar a los alumnos que se unieran brindándoles capacitaciones teórico-prácticas.

 

La directora de Compromiso Social recuerda cómo hace dos años, luego del terremoto, ella y otros miembros de su área llevaron a cabo una reunión exprés con el rector de la UP, el Dr. Santiago García Álvarez, en la cual definieron un plan de acción para ayudar a la comunidad.

 

 

Así, narra que convocaron a la comunidad universitaria: alumnos, alumni y colaboradores (así como familiares o amigos) que quisieran apoyar. “En dos horas ya habían 350 personas en Jardín Central con playeras de la Universidad Panamericana, esperando instrucciones directas de nosotros para saber cómo ayudar”, recuerda.

 

Fue así como se conformaron 35 brigadas, cada una con entre 15 y 20 personas, que eran enviadas a cada lugar en donde se necesitaban manos voluntarias.

 

 

La hora de la verdad

 

La última brigada conformada el primer día, de la cual Yazmín formó parte, salió de las instalaciones de la UP a las 12:30 a.m. con dirección a la calle de Bolívar. “Llevábamos nuestras botas, chalecos y cascos, la gente al vernos inmediatamente abrió paso, de tal modo que pudimos llegar hasta el edificio colapsado, donde nos unimos a las líneas cargando escombros”, cuenta.

 

“Cinco minutos después de que llegamos vimos el puño en alto (señal de silencio), seguido de una persona muerta cuyo cuerpo se había recuperado de los escombros. A la hora de nuevo el puño en alto, pero ahora tras este salió una persona con vida. Acto seguido el mismo silencio se convirtió en aplausos de la gente para la cruz roja y para los brigadistas”, recuerda.

 

 

Yazmín trae a la memoria que la universidad se mantuvo toda la noche abierta como centro de acopio y que de hecho fue la única que estuvo así desde el día del terremoto hasta la fecha en que reiniciaron las clases el 29 de septiembre (abierta las 24 horas). Mientras que los brigadistas de la UP comenzaban diariamente a las 8:00 a.m. y terminaban entre 5:00 y 6:00 p.m.

 

“Luego de esa jornada diaria, yo salía con amigos a brigadas nocturnas y tuve la oportunidad de apoyar en lo que mejor sé: la logística y operación de personal. De este modo pude apoyar en el abastecimiento de materiales y herramientas dentro de la zona cero, concretamente en la colonia Roma, junto a la sala Chopin”.

 

 

 

Acciones que trascienden

 

Yazmín recuerda que prácticamente todos en la UP tenían su número de teléfono, mismo que se volvió tan compartido que la llevó a recibir mensajes y llamadas de desconocidos que ofrecían donativos que iban desde gasolina y diésel, hasta una planta de luz requerida en la zona cero.

 

“Sé que yo no pude haberme metido a los escombros y salvar a una persona, pero detecté que a través de Brigadas UP y con la preparación que me dieron en la Universidad Panamericana, pude ayudar de un modo profesional para que la gente especializada pudiera entrar y salvar una vida”.

 

 

La Ciudad de México no fue la única que se vio se vio beneficiada por Brigadas UP, también Morelos, donde fue el epicentro, recibió ayuda. De hecho Yazmín refiere que en dicho estado, además de la reconstrucción de 48 casas, hoy día se sigue trabajando con la comunidad para revisar cuáles son sus necesidades y cómo puede preverse otro desastre similar.

 

¡No te quedes fuera!

 

La directora de Compromiso Social afirma que, a partir de segundo semestre, todos los alumnos que lo deseen pueden convertirse en brigadistas. Una vez que forman parte de este grupo, se les pide permanecer durante un año, de modo tal que posteriormente puedan transmitir su aprendizaje brindando capacitaciones en escuelas públicas.

 

 

“Los beneficiarios no sólo son aquellos que padecen un desastre sino aquellos que busquen conocer más sobre primeros auxilios y temas de protección civil. Los alumnos de brigadas generan información gráfica para capacitar a otras escuelas y otras instancias”, apunta.

 

“En Compromiso Social, los proyectos que llevamos a cabo, como Brigadas, encarnan la misión de la universidad, que es la búsqueda de la verdad y el compromiso con ella, ya que en esa búsqueda nunca vamos a dejar de lado al otro. En el centro siempre estará la persona. Es por eso que nosotros siempre buscamos beneficiar a los demás, beneficiar a la sociedad y beneficiar sobre todo a aquellos que más lo necesitan”.

 

 

Para más información sobre cómo formar parte de Brigadas UP escribe a: ssocialup@up.edu.mx