Profesores por el mundo: una experiencia multicultural

Ruta
Noticias
Profesores por el mundo: una experiencia multicultural

Zapopan Jalisco, 12 septiembre de 2019.- Estudiar en el exptranjero es sin lugar a duda una experiencia enriquecedora para quien tiene el privilegio de hacerlo y por fortuna es mi caso. Me encuentro estudiando el Doctorado en Ingeniería Civil y Ambiental en la Universidad de Illinois, en el campus localizada dentro de dos pequeñas ciudades Champaign y Urbana, aproximadamente a dos horas del sur de Chicago.

 

La Universidad de Illinois es de gran prestigio a nivel nacional en mi disciplina (Ingeniería). Durante mi estadía, he sido testigo de la labor que realizan los profesores de las distintas áreas por ganarse o mantener este reconocimiento, principalmente para hacer destacar su enfoque y obtener fondos para proyectos de investigación y oportunidades para publicar.

 

En mi experiencia en esta universidad, que paso de ser la de un alumno a la de un docente, o mejor dicho un adjunto, no encontré grandes diferencias entre sus prácticas y las de la UP. Pero pude  comprender mejor el rol de los adjuntos, quienes mi parecer tienen mayores responsabilidades y presencia ante el grupo de que lo que me ha tocado vivir en nuestras aulas.

 

Ha llamado mi atención la cantidad y calidad de recursos con los que cuenta la universidad para proporcionar a sus alumnos y profesores, que buscan ayudarlos a alcanzar sus metas académicas; así como la multitud de actividades extracurriculares que equilibran su vida en el aspecto personal y social.

 

 

Estudiar el doctorado en el extranjero, definitivamente ha ampliado mi panorama y mi manera de ver el mundo, aunque era de esperarse que salir de México sería en sí una experiencia multicultural. El convivir día a día con compañeros de América, Asia y África, principalmente, me ha ayudado a conocerme, a identificar prejuicios hacia otras culturas, razas y religiones que no sabía ni creía que tenía y a entender y apreciar nuestras diferencias en valores y costumbres.

 

Afortunadamente Alejandra mi esposa y mis dos hijos Darío y Diego, me han acompañado en esta aventura, ayudándome a balancear mi vida, animándome y no permitiéndo que me pierda en el estudio. Gracias a ellos he podido tomar tiempo para turistear y visitar atracciones en las ciudades cercanas a Champaign, aspecto que reconozco es uno de los grandes beneficios de estudiar en el extranjero.

 

 

Mi experiencia en el doctorado ha sido muy positiva, aunque no han faltado retos que superar. El camino entre escoger un tema de investigación, desarrollarlo hasta lograr avanzar el conocimiento y desde luego escribir la tesis, puede llegar a ser tortuoso y lleno de altibajos emocionales, pero ahora que me encuentro en la parte final del camino el balance es definitivamente bueno. Confirmo lo que se le atribuye a San Agustín: “Es malo sufrir, pero que bueno haber sufrido”.

 

 

Datos del investigador:

 

Ing. Dario F. Acosta Acosta

Universidad Panamericana, Campus Guadalajara
Facultad de Ingenierías

dacosta@up.edu.mx