50 años Prepa UP, el mural de González Orozco para la comunidad UP

Ruta
Noticias
50 años Prepa UP, el mural de González Orozco para la comunidad UP

Ciudad de México, 14 de noviembre, 2019.- Todo aquel que haya tenido en sus manos el libro de texto gratuito de historia de México de 5to de primaria, de la generación 1993-2008, conoce el trabajo del muralista mexicano Antonio González Orozco, pues su obra Juárez, símbolo de la República contra la Intervención Francesa ilustraba la portada. Hoy en día el trabajo del alguna vez alumno de Diego Rivera vuelve a tener un nexo con la educación, ya que su más reciente mural realza el pasillo principal de Prepa UP.

 

50 años Prepa UP como se titula dicha obra, fue concebida, según explica el maestro Orozco, gracias a su amistad con el Ing. David Méndez Torres Ortiz, coordinador del área de alumni de la preparatoria varonil, misma institución a la que tiempo atrás asistió el hijo del artista.

 

Plasmar 50 años de historia ciertamente no era una labor sencilla. No obstante el maestro González Orozco involucró cada época valiéndose de los alumnos de cada generación. Fue así como terminó por retratar a algunos alumni destacados tal como lucen en las fotografías de sus certificados de acreditación de bachillerato.

 

“Es un mural iconográfico en donde están representados los alumnos, no por medio de imágenes inventadas... lucen como cuando estuvieron en la Prepa, mismos (jóvenes) que ahora ya son hombres (...) jefes de familia”, expone el artista. 

 

 

Una obra llena de símbolos

 

Como es usual en el arte, cada elemento que pintó González Orozco está cargado de significado, mismo que él admite fue en buena parte referido por el Ing. Méndez Torres.

 

“Cuando comenzábamos a esbozar la idea de crear un mural como éste, tuvimos que referirnos a los protagonistas esenciales para la educación de la Prepa UP. De ahí que encontramos representada a una familia, a un grupo de profesores y a un grupo de alumnos. Estos tres protagonistas esenciales tenían que aparecer en el mural” explica el ingeniero.

 

 

La lectura de esta obra inicia entonces en el lienzo del centro con la figura de la familia: “Nuestra institución no sólo busca alumnos, busca familias, por lo tanto la familia es la base y es la que sostiene a la universidad representada en el escudo”, explica Méndez.

 

En el mismo espacio en donde se ubica ésta, se aprecia un árbol conformado por dos troncos: “Al principio el maestro y yo pensábamos que podíamos hablar de un solo árbol, pero al correr del tiempo el maestro me decía que encontraba una simbología mejor, que uno de los troncos representaba al padre y el otro a la madre, porque ellos son los que posibilitan que los hijos, con su esfuerzo y dedicación, vayan subiendo y vayan creciendo en el conocimiento”, dice el ingeniero.

 

 

En la parte posterior se halla un grupo de profesores a los que se colocó en agradecimiento por sus años de servicio. Cada uno aparece retratado con un elemento alegórico: “uno de ellos tiene una linterna de petróleo, esto significa la luz. (...) La educación, el aprendizaje, es recibir luz, la luz que nos ofrece el conocimiento”, expone González Orozco.

 

Los otros instrumentos, un metrónomo y un reloj de arena simbolizan el tesón y el aprovechamiento del tiempo: “Se dice que un día que pasa jamás vuelve. (...) El tiempo pasa y tenemos que aprovecharlo”, comenta el artista.

 

 

Mientras que en un libro sobre el escritorio frente a los profesores hay una planta germinando de entre las páginas, colocada por sugerencia del actual profesor de dibujo de Prepa UP, Pablo Gamboa (quien además auxilió al muralista con algunos trazos a detalle), González Orozco explica sobre este elemento: “Una palabra oportuna para la juventud suele germinar en una inmortal generación”.

 

En el lienzo izquierdo de la obra se puede apreciar el origen de la Universidad Panamericana (UP) con una representación de la antigua Hacienda de San Antonio Clavería, donde se halla el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE); junto con elementos referentes a las humanidades. En ese mismo espacio, entre los alumni humanistas, destaca el rostro de San Josemaría Escrivá cuando joven, impulsor de la fundación de la UP.

 

 

Por su parte en el lienzo derecho, se encuentran elementos de ciencia y tecnología, una placa con el nombre de la calle en la que se halla desde su fundación Prepa UP, Tecoyotitla, y en el fondo el futuro de la universidad con una construcción que alude a Ciudad UP.

 

Muchos elementos pudieran pasar desapercibidos, pero uno más que tanto maestro González Orozco como el Ing. Méndez destacan son los pescados en la mano del padre que ayuda al hijo a escalar el árbol. Según el muralista, éstos se relacionan con la frase “dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá todos los días”; aunque el ingeniero explica que se debe también a la forma en la que San Rafael suele ser ilustrado, personaje a quien en el Opus Dei se le encomienda la formación de los jóvenes.

 

 

Arte para generaciones futuras

 

Antonio González Orozco espera que esta obra, como ha ocurrido con dos de sus murales expuestos en el Castillo de Chapultepec, sea apreciada por muchas más generaciones que transiten por los pasillos de la preparatoria.

 

“La diferencia entre una pintura de caballete y una pintura de mural es enorme, por la cantidad de personas que pueden verlo. Un cuadro de caballete lo compra algún particular, lo coloca en su oficina o en su domicilio y lo ven ellos, su familia, los amigos... pero nada más. En cambio, una obra mural, por lo general está en edificios públicos, donde es muchísima la gente que puede verlo. La cantidad de público es enorme, entonces, el mensaje que puede dar un mural no se compara con un cuadro de caballete”, refiere.

 

 

Además declara que para él esta obra “es un mensaje para la juventud, para la posteridad”. De este modo concluye: “Cada generación va teniendo sus propias características y sus propios problemas. (...) conforme avanza el tiempo he notado degradación en la juventud actual. Sin embargo, tengo fe en el futuro. De alguna manera tenemos que encontrar soluciones y esa es la misión de los maestros, formar”.