Profesores por el mundo: Hacia el doctorado por el Camino de Santiago

Ruta
Noticias
Profesores por el mundo: Hacia el doctorado por el Camino de Santiago

Zapopan, Jalisco, 25 de febrero de 2020.-

 

San Sebastián, o Donostia como lo llaman en Euskera (idioma local y uno de los más antiguos del mundo), se ha convertido en hogar temporal para mi familia y para mí, desde hace poco más de un año. Una pequeña, pero hermosa ciudad al norte de España con una espectacular playa conocida como La Concha, bañada por el mar Cantábrico.

 

Se trata de una ciudad rodeada de naturaleza y paisajes exuberantes que cambian según la estación. Por sus montes y costa pasan algunas de las rutas de peregrinación del Camino de Santiago, algo que podría no haber sido fortuito sino con el propósito de inspirar a todo aquel peregrino que pasea por sus senderos, ofreciendo alivio a las fatigas del viaje con solo contemplar las extraordinarias vistas.

 

Llegamos a esta ciudad en septiembre de 2018 para continuar mi formación como profesor investigador al iniciar el programa de doctorado en Ingeniería Aplicada que ofrece el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas (CEIT), centro de investigación sin ánimo de lucro creado por la Universidad de Navarra (UNAV) en 1982. La UNAV tiene su sede en Pamplona, pero su Escuela de ingenieros (TECNUN) así como su centro de investigación (CEIT) se encuentran en San Sebastián.

 

                    

 

Un proyecto para la Unión Europea

 

El programa de doctorado en Ingeniería Aplicada me resultó especialmente atractivo porque se tiene la posibilidad de trabajar en un proyecto de aplicación directa basado en la solución a problemas reales y de alta complejidad. Los proyectos que se desarrollan en el CEIT pueden venir de iniciativas de la Unión Europea (financiamiento público), requerimientos específicos de empresas (financiamiento privado), o incluso de iniciativas propias del centro con las que suelen surgir spin-offs que les generan ingresos adicionales para invertir en nuevos proyectos.

 

Entre las líneas de investigación del CEIT se encuentra el sector ferroviario, y es en esta línea en la que se enfoca mi trabajo de investigación; en estos momentos estoy trabajando en el desarrollo, aplicación y experimentación de sistemas electrónicos de monitorización a distancia en trenes de carga.

 

Estos sistemas buscan optimizar la operación y mantenimiento de los trenes para hacer más atractiva esta opción de movilidad. Este proyecto es parte de una serie de iniciativas de la Unión Europea, encaminadas a resolver la problemática actual del sector ferroviario ya que ha disminuido el uso del tren para transportar mercancías en Europa, favoreciendo el transporte carretero. 

 

 

En lo profesional el trabajo de investigación ha sido retador, pero a la vez, apasionante; lo que hay que estudiar, aprender y experimentar para hacer una pequeña aportación al conocimiento requiere un ejercicio de humildad. Tener la oportunidad de trabajar en un importante centro de investigación, en un proyecto con impacto en la sociedad y con un grupo de investigadores experimentados, es satisfactorio, enriquecedor y motivo de orgullo.

 

Innumerables experiencias

 

Vivir con mi familia en una hermosa y tranquila ciudad europea con una playa espectacular y trabajando en un proyecto apasionante con especialistas experimentados de quienes aprendo bastante… con tan idílico escenario ¿qué podría ir mal? Creo que todo el que haya experimentado el proceso de formación en un doctorado, sabrá que nada es así de sencillo. Es una etapa llena de situaciones adversas, adaptación, frustraciones, dudas y momentos críticos en los que en ocasiones uno se plantea si vale la pena continuar.

 

Pero soy una persona bendecida, cuento en este proceso con la compañía y apoyo de mi familia, con amigos y compañeros que están pasando o ya pasaron por lo mismo, esto me permite recobrar el ánimo y confianza en mí mismo para continuar.

 

Han sido tantas las vivencias personales en un periodo relativamente corto que es difícil enumerar, pero la más significativa ha sido el nacimiento de mis hijas mellizas a los pocos meses de haber llegado a España. Tener una guardería en casa con cuatro niños pequeños, al mismo tiempo que es fuente de alegría, fortaleza e inspiración, también lo es de momentos de caos y arduo trabajo.

 

Nuevos puntos de vista

 

Hacer amigos españoles y ser testigo de eventos importantes como las elecciones presidenciales y regionales en España, la visión local y europea sobre el Brexit, la relación del Estado español con sus comunidades autónomas, la postura española sobre lo dicho por presidente de México a cerca de la conquista y en general, la “leyenda negra”, la problemática social de la “España vaciada”, del envejecimiento de su población, y muchos otros de la vida diaria en este país. Todo esto en su conjunto me ha hecho interesarme más por su historia, por entender su particular visión, por aprender de su cultura y contexto social. Este interés es reciproco con mis amigos y compañeros, que tienen especial aprecio por nuestro país, lo que permite un intercambio cultural muy activo.

 

Cuando llegué, poco sabía de esta ciudad, de España y de los retos que me esperaban; el objetivo planteado para esta estancia estaba muy claro, era mi formación, pero ha resultado ser una transformación profunda y permanente, que abarca ámbitos que van más allá que el conocimiento que el doctorado en ingeniería me está proporcionando.

 

 

Esta aventura trasciende a mi persona, está involucrada mi familia, cada uno viviendo este acompañamiento con experiencias individuales, que de igual forma los marcará de por vida. En este proceso, haciendo la analogía con el camino de Santiago, el objetivo no solo es llegar a la Catedral de Compostela sino, por el camino, experimentar una catarsis, una transformación, aquella que han buscado desde hace siglos los peregrinos que se aventuran por sus diversas rutas desde muy lejanas tierras.

 

 Así, en su momento, conseguiré el grado, pero por ahora estoy viviendo mi muy personal experiencia siguiendo el camino que ya han transitado muchos otros antes que yo. Agradezco enormemente a la Universidad Panamericana la confianza y apoyo para llevar a cabo esta empresa.

 

Datos del Investigador

Mtro. Roberto Carlos Ramírez Márquez

Facultad de Ingeniería

robramir@up.edu.mx