JUEGOS DE MESA EN TIEMPOS DE CONTINGENCIA

Ruta
Noticias
JUEGOS DE MESA EN TIEMPOS DE CONTINGENCIA

Por Daniel Padilla

 

Es una realidad, nos han mandado a estudiar y trabajar desde casa. Todos sabemos que es con fines preventivos para nuestra salud, la de nuestra familia y nuestro entorno, tenemos una responsabilidad como personas, empleados y ciudadanos.

 

¿Qué viene antes, durante y después de estas actividades de cajón? Cuidar de ti mismo: higiene y una buena alimentación. También tenemos responsabilidades en casa. ¿Y luego? Llega el momento de esparcimiento: unos descansan, otros leen, juegan o toman talleres en línea de Arte y Cultura.

 

Teniendo en cuenta que nuestro traslado, desde 15 minutos hasta más de una hora, de nuestra casa a la Universidad y viceversa, son horas que estas semanas quedarán libres para aprovecharlas en actividades productivas. ¿Qué más podemos hacer? En tiempos de contingencia, existen los juegos de mesa.

 

Los juegos de mesa son instrumentos de ocio que por siglos se han jugado desde grupos de élite, hasta de manera solitaria. Esta actividad tiene grandes beneficios para nosotros, principalmente nos permite el esparcimiento que nos libera de estrés, dependiendo de la intensidad del jugador. Es un momento de convivencia con la familia, amistades o conocidos. Te obliga a desarrollar competencias básicas para la vida: solución de problemas con estrategias, tolerancia a la frustración, organización. Sin duda, juegos que nos hacen mucho bien y tal vez no lo habíamos hecho tan consciente.

 

Los juegos de mesa clásicos son: Lotería, Dominó, Baraja, Cubilete, Damas chinas, Palillos, Backgammon, Serpientes y escaleras, Ajedrez; el líder en estrategia. También hay nuevos que han pasado a ser de los clásicos, algunos amados y otros odiados, pero comercialmente son los más conocidos como: Monopolio o su equivalente mexicano Turista, Parchis, Twister, Clue, Adivina quién y Jenga.

 

 

Para los más allegados a las historias de fantasía, existen los juegos de rol, consiste en un grupo de jugadores que asumen un personaje cada quien y llevados de la mano por un director del juego, profundizan en una historia a través de la imaginación y resoluciones con dados ¡De hasta 20 lados! Este tipo de actividad propicia la creatividad y rapidez en la respuesta de los participantes en tiempo real, como si fueras parte de la película del señor de los anillos.

 

En la última década los llamados juegos de nueva generación han sido una tendencia que podemos encontrar en los recientes cafés y restaurantes especializados en esto. Son juegos que apuestan por el incremento de habilidades en el jugador: trabajo en equipo, comunicación asertiva, concentración. Y por ser novedosos requieren mayor estrategia y menos automatización como los clásicos.

 

Algunos de los títulos más destacados son: Catán, Dixit, King of Tokyo, Century, Ticket to ride, Carcassonne, Bang, Azul, Sagrada, Exploding kittens, Código secreto, Splendor, Survive, Sushi go y Potion explosion. Algunos con dinámicas muy sencillas de entender y otros que requerirán algo más de tiempo y hasta tutoriales en Youtube para jugarlos.

 

Esta nueva tendencia ha sido fortalecimientos para muchas familias, hasta la vinculación de nuevas amistades, así me explica su experiencia el alumni de Arte y Cultura, Álvaro Elizondo, quien ha tenido la iniciativa de formar un grupo de más de 150 personas con el simple hecho de convivir quincenalmente, a través de los juegos de mesa.

 

“Es muy interesante ver como todo tipo de personalidades se juntan a hacer comunidad, una regla no hablada, hoy jugamos en la misma mesa y compartimos algo tan humano: un reto intelectual, diversión, convivencia, artístico y deportivo”.

 

De igual manera Álvaro me comparte que, así como hay fanáticos para invertir en su coche, otros en su misma casa, también lo hay para los juegos de mesa.

 

“Un juego de mesa es como un reloj, no es la manecilla, no es la hora que da, tampoco la pulsera, es un reloj en particular que nos ha despertado el gusto, igual pasa con los juegos, no son las reglas, miniaturas, sino lo que nos hace ser y la cultura que creamos a nuestro alrededor”.

 

Así que es momento de desempolvar nuestros juegos de mesa, disfrutar en familia y por qué no, inventa nuevas dinámicas para hacer el juego más interesante y no caer en la automatización de lo que estamos acostumbrados.