LA EDUCACIÓN EN EL MUNDO DE LA PANDEMIA

Ruta
Noticias
LA EDUCACIÓN EN EL MUNDO DE LA PANDEMIA

Por José Antonio Lozano Díez

Rector General de la Universidad Panamericana y el IPADE

 

Estamos viviendo una nueva realidad, todo el planeta se encuentra confinado, esperando pase el momento más crítico de la pandemia, y todavía no sabemos en qué momento volveremos ni en qué consistirá lo que se ha denominado “la nueva realidad”. Regresaremos a un mundo distinto del que dejamos antes de la crisis del “gran confinamiento”, muchos aspectos de nuestra vida serán diferentes.

 

Uno de los aspectos que ha cambiado de manera dramática, es el de la educación. La nueva normalidad supone que el regreso a las aulas no será igual a lo que era antes del confinamiento. Ahora se debe tener mayor distanciamiento social que, junto a las medidas de sanidad necesarias, disminuye la capacidad de las instalaciones. Lo anterior supone que la educación en línea llegó para quedarse, en modelos que requerirán combinarla con la educación presencial.

 

Las crisis son dolorosas y más ésta, por su gravedad y profundidad, pero también abren oportunidades de ser mejores, nos fuerzan a cambiar paradigmas. En el caso de la educación, el sistema mixto que permite elevar la calidad de la transmisión de conocimientos, de profundizar y desarrollar más habilidades y, sobre todo, formar a la persona en su afectividad y cosmovisión. Podemos evolucionar hacia un nuevo paradigma de educación integral

 

Respuesta definitiva: la educación integral

 

El mundo que toca vivir a las generaciones actuales y futuras supone una mayor exigencia en la formación para poder manejarse con serenidad ante situaciones límite. El modelo educativo capaz de responder a ese nivel de desafío es el modelo integral, en el que se incluyen de manera armónica los distintos aspectos de la persona para conducirla a una vida lograda. Son cuatro los enfoques que, en distintos niveles, conforman complementariamente la educación integral:

 

i) La transmisión de conocimientos. En el que se encuentran los conocimientos profesionales en sentido estricto. Dirigido a la obtención de información necesaria.

 

ii) La formación de habilidades. El más valorado en la praxis profesional, dirigido a la resolución de problemas.

 

iii) La formación de actitudes. Que supone la adecuada formación humana, las virtudes y el tono.

 

iv) La adopción de cosmovisión. Que supone la aceptación de la realidad, la madurez y la construcción de valores.

 

La formación integral es una meta magnánima que no puede alcanzarse sin educación personalizada. En los últimos años, el mundo ha avanzado en el desarrollo de herramientas que contribuyen al robustecimiento y mayores alcances de la educación personalizada.

 

La formación integral requiere de una respuesta total de la persona, respuesta que solo se puede alcanzar en la incidencia, en la escucha y en la orientación específica para las circunstancias singularísimas de cada alumno. En ese sentido, la formación integral solo puede ser alcanzada a través de la dirección personal, profesional y bien orientada.

 

Las herramientas profesionales de educación personalizada han evolucionado de forma relevante en los últimos años. Hoy ya no es suficiente el acercamiento y consejo personal, sino que se requiere de profesionales que ayuden en la construcción del plan de vida y carrera. El enfoque final de nuestra educación debe ser cerrar el círculo: la educación impartida por la universidad debe continuar después del término de la carrera, a través de distintas herramientas de educación continua.

 

La pandemia nos ha forzado a replantear nuestro modelo educativo, a entender que este mundo líquido –en palabras de Zygmunt Bauman– requiere el desarrollar todas las potencias del educando para comprender, pero sobre todo para mejorar la realidad histórica que le ha tocado vivir.

 

En un mundo predecible, muchas potencialidades se encontraban resueltas por el entorno; existía un guión plausible, que costó muchos años desarrollar. Hoy tenemos que conseguir que las nuevas generaciones sean capaces de reescribir el guión completo. De ello depende el desarrollo de las próximas décadas.

 

 

Extracto del artículo publicado en la Revista Líderes Mexicanos, “Los 300 líderes más Influyentes de México 2020”, 26/08/2020. Lee aquí la versión completa.