Reesistencia AGS, un ejemplo de trabajo en equipo, vocación y dedicación

Ruta
Noticias
Reesistencia AGS, un ejemplo de trabajo en equipo, vocación y dedicación

Aguascalientes, 26 octubre de 2020.-

Integrantes del grupo Reesistencia Ags, encabezados por el Ing. Alfredo Rivas, se dieron cita en la Universidad Panamericana campus Aguascalientes, en donde fueron recibidos por el rector de esta institución, el Dr. Gabriel Dominguez; el director de la Facultad de Ingeniería, M. Juan Carlos García; y la jefa de carrera de Ingeniería Bioelectrónica, MC. María Teresa Orvañanos, para realizar el donativo de un respirador de emergencia que fue diseñado a raíz de la pandemia que actualmente vive el país.

"Este proyecto comenzó a mediados del mes de marzo, cuando, dada la experiencia de otros países, se pensaba que uno de los principales recursos que podían verse agotados en las instituciones médicas serían los ventiladores para la atención de pacientes con problemas respiratorias. En este contexto fue donde surgió el grupo Reesistencia Ags, buscando el desarrollo de un dispositivo que permitirá mitigar esta situación", menciona la Mtra. Orvañanos. 

El proyecto nació gracias a la inquietud de Esmeralda Ovalle, en ese momento lo planteó al Ing. Alfredo Rivas, director de Radiogrupo, quien inmediatamente se ofreció a apoyar el desarrollo del proyecto involucrándose personalmente pero también económicamente, asignando incluso un laboratorio donde se pudiera desarrollar dentro de las instalaciones de Radiogrupo. Se contactó entonces a la Mtra. Teresa Orvañanos, directora de la carrera de Ingeniería Bioelectrónica de la Universidad Panamericana, campus Aguascalientes, quien se mostró muy interesada en el proyecto, y ella con gusto se involucró en el proyecto, invitando a su vez a algunos de sus colegas y de sus mejores alumnos y exalumnos a participar en él.

A partir de ese momento se formó un pequeño grupo de médicos, ingenieros y estudiantes de ingeniería que con fines altruistas buscaron aportar en el desarrollo de tecnología médica para ayudar ante la situación difícil que se enfrenta en la actualidad a nivel mundial.

El equipo estuvo integrado por: 
Alfredo Rivas Godoy, Esmeralda Ovalle Reyes, José Ernesto De Lira Cervantes, María Teresa Orvañanos Guerrero, Ricardo Tachiquín Gutiérrez, Rodrigo Magaña Chávez, Allan Saúl Carrillo Ojeda, Sahid Enrico De la Rosa Cruz, Juan Pablo Antonio Cisneros Barba, Carlos Alberto Aceves Trillo, Pedro Julio Hernández García, Sergio González, Guillermo Poblano, Daniel Orozco, José Basilio Romo Velázquez, Carlos Alberto Montalvo Aguilar y José Guadalupe Zavala Escareño.

El desarrollo del prototipo involucró una larga travesía, comenzando por el problema que representaba el conseguir los componentes médicos y los sensores, ya que la mayoría de ellos tuvieron que ser pedidos al extranjero lo cual era difícil pues la alta demanda mundial de los mismos provocó escasez. 

"Hubo momentos en que resultaba difícil pensar que sería posible terminar, sin embargo la esperanza de poder aportar a la sociedad lo que en ese momento parecía ser una alternativa de suma importancia para permitir la vida de más personas, alentó al equipo a seguir trabajando sin darse por vencidos", comenta la MC. María Teresa. 

El proyecto se concluyó a finales de septiembre, teniéndolo listo a su totalidad desde el punto de vista tecnológico.  Sin embargo para esas alturas era ya patente que en México, la cantidad de respiradores no presentó el problema que había sido en otros países.  Fue entonces cuando el equipo se planteó la pregunta de qué debería suceder con este proyecto al que habían dedicado de corazón tanto tiempo, decidiendo que el mejor fin que podría dársele era donarlo a una institución educativa en donde será aprovechado para la investigación y formación de futuros ingenieros Bioelectrónicos que sin duda desarrollarán la tecnología que en un futuro ayudará a combatir gran cantidad de problemas médicos y a facilitar la vida del hombre en general.