Implicaciones médicas, pedagógicas, psicológicas y políticas del regreso a clases

Ruta
Noticias
Implicaciones médicas, pedagógicas, psicológicas y políticas del regreso a clases

Ciudad de México, 24 de febrero de 2021.- Con el propósito de dialogar sobre las contradicciones y alcance de un futuro regreso a clases, la Escuela de Pedagogía de la Universidad Panamericana (UP) llevó a cabo de manera digital la mesa panel Implicaciones médicas, pedagógicas, psicológicas y políticas del regreso a clases.

 

Durante el evento estuvieron enlazados los académicos de nuestra universidad la Dra. Pilar Padilla, profesora de la Escuela de Medicina de la UP y del Centro Interdisciplinario de Bioética; la Mtra. Lorena Assam, directora general del Colegio Yaocalli; la Dra. Mariana Azcárraga, directora del Centro Universitario de Salud y Bienestar de la UP y el Mtro. Gildardo López, de Gobierno y Economía de la UP, moderados por la Dra. Mónica Villareal, directora de licenciatura de Pedagogía.

 

La perspectiva médica

 

Al tomar la palabra, la Dra. Padilla explicó que desde su punto de vista médico, a un año de que cerraron las escuelas el escenario sigue siendo poco esperanzador, “no hemos alcanzado el tiempo suficiente del semáforo amarillo para iniciar con las actividades de manera híbrida, tampoco hemos alcanzado la inmunidad de rebaño que habíamos esperado, ni por contagios ni por vacunación”, señaló.

 

Indicó además que la vacunación de la mayoría de los adultos jóvenes, está considerada hasta junio de 2022, “Es decir, no es una vacunación para el grupo que se expondría con el regreso a clases”.

 

 

“¿Cuándo deberían de volver? Desde el punto de vista médico, cuando el país cuente con los recursos suficientes para atender los casos más graves, que es una ocupación hospitalaria menor al 50% y 14 días con tendencia de casos a la baja, lo que se traduciría en lo que estaba descrito, inicialmente, como semáforo amarillo”, aclaró.

 

La doctora concluyó su ponencia diciendo que el regreso a clases puede significar un repunte en los casos, que coincide con relajar otras medidas y que los horarios de transporte pueden también favorecer los contagios. Además indicó “(…) las campañas de educación preventiva tienen que tener un enfoque muy importante en los adolescentes de 16 años o más, ya que este grupo ha sido el que ha tenido mayor número de contagios al regresar a sus actividades en otros países”.

 

 

Implicaciones pedagógicas

 

A continuación se cedió la palabra a la Mtra. Assam, quien precisó que los expertos en educación coinciden con que, el escenario que tenemos hoy día, es una situación de crisis similar a la que se vivió después de la Segunda Guerra Mundial.

 

“Casi hace un año, con esta pandemia todos nos vimos afectados. (…) A partir de entonces, más de 190 países tuvieron que cerrar sus escuelas, afectando a más de 1,500 millones de estudiantes y a 63 millones de profesores. Estos datos, de acuerdo a la UNESCO, representan un pronóstico de rezago que impedirá que se cumplan los objetivos planteados para esa educación de calidad que se venía planteando”, precisó.

 

Aclaró además los motivos por los que las autoridades consideran que el sistema educativo sea el último que regrese a la normalidad: “Si sumamos los alumnos y docentes, 38 millones que representan el 30% de la población del país, más otros factores no contemplados (personal administrativo, directivo, autoridades educativas e incluso los padres de familia) necesariamente implica un riesgo frente a la posibilidad de contagio”.

 

 

En cuanto a la parte de gestión, indicó que hoy nos enfrentamos con dos escenarios: “(…) el modelo a distancia, implica capacitación docente y reforzamiento en la parte de tecnología, (…) para el modelo presencial tendríamos que adecuar todos nuestros espacios a estos (nuevos) protocolos para hacer de nuestras escuelas lugares seguros para nuestros alumnos”.

 

Sobre el modelo híbrido manifestó éste se acomodará a las necesidades que cada colegio e institución. “Puede haber clases impartidas de manera simultánea donde los alumnos estén en manera presencial y a distancia, donde las clases se separen por modelos, selección por materia, dobles jornadas, etcétera”.

 

De este modo terminó su ponencia recordando que “el aprendizaje se vuelve realmente valioso cuando estamos comprometidos, involucrados y relacionados. La tecnología seguirá siendo una herramienta poderosa, pero no podemos olvidar que la educación es un proceso en que la persona es quien tiene que estar al centro”.

 

 

La parte psicológica

 

La Dra. Azcárraga prosiguió explicando las evidencias existentes respecto del impacto que ha tenido la educación a distancia durante la pandemia en la salud mental.

 

“La UNESCO adelantó los posibles efectos que tendría sobre la salud mental la pandemia y educación a distancia. Entre los más importantes es la pérdida de contacto social y de todas las rutinas de socialización. Es parte de la experiencia como estudiante y parece que sí va a tener un costo muy alto en el equilibrio socio emocional”, dijo.

 

Expresó que los estudiantes vulnerables serán aquellos que se van a ver más afectados por padecer trastornos mentales y que las personas que ya tenían un trastorno mental empeorarán.

 

 

La doctora habló además de los distintos estresores que aquejan tanto a niños como adolescentes y universitarios, como el miedo a que sus familiares se contagien de COVID-19. Además explicó que menores de todas las edades se han presentado más irritables, inatentos, tienen incertidumbre, miedo, disminución del sueño, pesadillas, disminución del apetito, inquietud y ansiedad de separación.

 

Así, concluyó que la salud mental es de las áreas que más se ha visto afectada en estudiantes, padres de preescolares, escolares y adolescentes, así como la de los docentes debido a la educación a distancia.

 

“Mucho de lo que nos ayuda a prevenir trastornos mentales es la escolarización. El regreso a clases presenciales también puede presentar un reto para la salud mental. Me parece que algunas personas se van a sentir particularmente ansiosas por regresar, no sólo por los riesgos que implica, sino por la sociabilización”, señaló.   

 

                                                                                                                

Implicaciones políticas

 

Finalmente se dio la palabra al Mtro. López Fernández quien habló de la perspectiva política, de las implicaciones políticas que tiene el debate y por la vuelta a clases.

 

Hizo mención de cómo en Argentina se optó por regresara a las aulas de clase sin considerar la opinión de los pedagogos, y debido a que explicó que en nuestro país las decisiones sobre el asunto tiene un carácter electoral, señaló: “En México el CNTE tiene un millón 690 mil agremiados, lo equivalente a un estado de la República. (…) Agremiados que son votantes y agremiados que serán escuchados, frente a opiniones de carácter científico”.

 

 

El Mtro. López declaró que todas estas decisiones que implican la reapertura de escuelas se están tomando de manera fragmentada: “La SEP no está tomando recomendaciones, ni siquiera de la Secretaría de Salud, se están tomando de manera fragmentada. De ahí que una vuelta a la escuela va a implicar decisiones que desde el gobierno se verá como de impacto electoral”.

 

“Yo podría asegurar que la vuelta física no va a ser sino hasta el siguiente ciclo escolar de la educación básica, porque habrá sido después del 6 de junio, en las elecciones intermedias que tanto preocupan al régimen actual”, finalizó.