Mujeres en Alto, un evento para reconocer vidas y experiencias de mujeres destacadas

Ruta
Noticias
Mujeres en Alto, un evento para reconocer vidas y experiencias de mujeres destacadas

Ciudad de México, 9 de abril de 2021.- El consejo de la Escuela de Administración de Instituciones (ESDAI) de la Universidad Panamericana (UP), presentó ante la comunidad universitaria y el público general la serie de conferencias Mujeres en Alto, un evento virtual, moderado por la Dra. Diana Erika Ibarra Soto, catedrática de la UP, que buscó reconocer la vida y experiencia de Karla Wheelock, Gina Díez Barroso, Carmen Placencia, Julie Recinos, Alessandra Rojo de la Vega y Gabilú Mireles, todas ellas mujeres que han marcado un antes y un después en visibilizar el papel de la mujer en la sociedad.

 

Karla Wheelock: La mujer en la cumbre más alta

 

Karla Wheelock, emprendedora social y alpinista mexicana, usó el acróstico EXPLORA con las palabras emprendimiento, éxito, planeación, liderazgo, oportunidad, responsabilidad y actitud para compartir con los asistentes las enseñanzas que la montaña le ha dado y alentarlos a subir sus propias montañas.

 

Entre los términos de su acróstico destaca la responsabilidad, porque cualquier cosa que hagamos como individuos va a tener consecuencias generalizadas. Por ejemplo, el código de ética del alpinista habla acerca de ser responsables de sí mismos porque si se ponen en riesgo inevitablemente ponen en riesgo a todo el equipo e incluso a la naturaleza misma.

 

Acompañada de la responsabilidad está la actitud y es que la alpinista recuerda que cuando inició en esta disciplina sentía que sus compañeros la veían como una mujer que no podía hacer ciertas cosas y, con el tiempo, se percató de que tal vez era lo que ella pensaba de sí misma así que cambió su actitud, dejó de competir con sus compañeros y comenzó a aportar. “Tu actitud determina tu altitud, en la montaña poco importan tus títulos ahí eres tú y tu actitud”, comentó.

 

 

Julie Recinos: la mujer en Derechos Humanos

 

Desde los siete años la ahora abogada especialista en Derecho Internacional de los Derechos Humanos y Género, Julie Recinos, sabía que quería estar al servicio de la justicia y la paz y, durante su participación, narró a los asistentes el camino que tuvo que recorrer para lograrlo.

 

En la Universidad de la Florida hizo las licenciaturas en Historia y Ciencias Políticas, en las que siempre se enfocó en clases que la ayudaran a entender cómo hechos históricos y políticas públicas perpetúan desigualdades que impactan el día a día de las personas. Pero su deseo de trabajar en Derechos Humanos se solidificó el día que descubrió a través de un poema que sus tíos, por quienes rezaba todos los días, fueron desaparecidos a causa de la guerra en Guatemala.

 

A partir de ese momento ocupó diversos puestos relacionados a esta rama del derecho entre los que destacan una pasantía en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una docencia en la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas y un puesto como asesora en la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México donde actualmente intenta analizar casos desde una perspectiva que maximice la igualdad sustantiva de los géneros reconociendo la necesidad de acciones afirmativas cuando existan brechas.

 

“El trabajo en materia de Derechos Humanos y en particular en género me apasiona mucho porque, a pesar de que las mujeres somos poco más de la mitad de la población, en todos los ámbitos de la sociedad y del mundo nuestros derechos peligran”, explicó.

 

 

Alessandra Rojo de la Vega: la mujer en el Congreso

 

Para Alessandra Rojo de la Vega llegar al Congreso como representante y servidora de miles no ha sido fácil. En el espacio virtual Mujeres en Alto contó su dura experiencia acompañada de una reflexión sobre el papel de la mujer en el ámbito político y social.

 

Trabajar en el Gobierno del Estado de México fue el primer acercamiento de la diputada con un cargo público y fue un acoso sexual el que la orilló a alegarse del mundo de hombres de poder, como ella lo describe. En esta transición se enfocó en la sociedad civil, específicamente en niños en riesgo de calle a los que les brinda educación no formal, hoy conocido como: Movimiento unido por la infancia en México.

 

Tras años de trabajo Alessandra fue invitada a formar parte de la primera legislatura del Congreso de la Ciudad de México y, pese al miedo de crear una imagen negativa aunado a las críticas que recibió por ser mujer, en 2020 logró la prohibición de bolsas de plástico de un solo uso y actualmente lucha contra los actos de violencia extrema en las mujeres.

 

“Yo sé que vamos a cambiar la forma de hacer política, se necesita mucha responsabilidad, esfuerzo, dedicación y tiempo pero las mujeres somos fuertes, determinadas, inteligentes y cuando una mujer se propone algo no hay forma de que la quiten de ese camino”, agregó.