Emprendimiento Alumni: Efrén Carrillo Byerly (IND’19)

Ruta
Noticias
Emprendimiento Alumni: Efrén Carrillo Byerly (IND’19)

Aguascalientes, 25 junio del 2021.-

Seguramente has escuchado de “El Betún de Sonia”, una pastelería que elabora diferentes productos de repostería de alta calidad; galletas, pays y especialmente pasteles que personalizados, según las necesidades del cliente.

La empresa de Efrén Carrillo (IND’19) surge a partir del sueño de su madre, Sonia.  Después de 20 años de experiencia en la elaboración de pasteles y cupcakes, con ilusión tomaron una decisión determinante: “¡Vamos a poner una pastelería y tiene que ser la mejor!”.

 

El Betún de Sonia es una empresa familiar de 5 integrantes. Efrén nos platica: “Cuando tomamos la decisión de poner una pastelería, realmente no llevamos a cabo un estudio de mercado ni un análisis FODA. No conocíamos en sí a nuestra competencia. Prácticamente lo que hicimos fue una sencilla elaboración del Punto de Equilibrio, para tener la noción de cuantos pasteles teníamos que vender para cubrir nuestros costos fijos y no tener pérdidas. Por supuesto que existe temor y nerviosismo a la hora de emprender. Siempre conlleva un riesgo. Así que literalmente El Betún de Sonia surgió a partir de un sueño, una ilusión y que se fortaleció cuando vimos el logotipo en el local, cuando vimos la cocina terminada y cuando vimos nuestros uniformes”.

 

El Betún de Sonia se inauguró el 14 de octubre de 2019 y el inicio no fue el esperado. Nuestro Alumni recuerda: “Como es costumbre, siempre sale algo fuera de lo esperado. A tres días de la inauguración, nos dimos cuenta que un horno industrial no funciona igual que un horno convencional. Se desparramaban los cupcakes, no esponjaban los pasteles, etc. Todavía no abríamos y ya teníamos un gran problema. Pero, ¡lo logramos!”

 

Y como siempre sucede, también la realidad se hizo presente: levantarse temprano, cocinar, trabajar y vender. Hoy en día, puedes ir a El Betún de Sonia y encontrar una gran variedad de productos de repostería. Al principio sólo eran cuatro tipos de pasteles y tres pays. Con el paso del tiempo fueron ampliando su gama de productos y estandarizando las presentaciones. Efrén comenzó a visitar cafeterías, restaurantes y universidades, buscando una posible proveeduría de productos de repostería al tiempo que seguían atendiendo clientes que deseaban productos personalizados.

 

Al preguntarle a Efrén que, tras su experiencia, le recomendaría a futuros emprendedores, nos dice: “Les aconsejaría varias cosas, pero la principal es: ¡Ejecútalo! Ya tienes la idea, ahora hazla realidad y no dejes que tus propios pensaientos se conviertan en la barrera. Por otro lado les diría que emprendan porque creen en su proyecto, comprométanse y sean constantes y una vez ahí, cuando ya se atrevieron y emprenderon, detecten sus ventajas competitivas o desarróllenlas si no las tienen pues nunca es tarde. Hoy en día también les puedo decir que la presencia en redes sociales es sumamente importante”.

 

Sobre su paso por la Universidad Panamericana, afirma: “Mi formación en la UP realmente me ha ayudado en muchas cosas, desde conceptos técnicos, hasta forma de pensar. En cuanto a mi carrera, les puedo decir que me ha servido para la toma de decisiones y la mentalidad de que siempre hay algo que mejorar. Realmente nunca imaginamos lo que era tener una pastelería. Hay procesos, estándares de calidad, sistemas de control, inventarios, áreas de oportunidad, trato con el personal, proveedores y clientes, etc. Es todo un mundo. En cuanto a la especialidad de Ingeniería del Producto, me enseñó la importancia de registrar una marca y a su vez, a valorar cada detalle que englobe a El Betún de Sonia. Vender pasteles no solo está en el producto como tal, también es sumamente importante el empaque, la presentación, la imagen, el lugar, entre otras cosas pues son todos estos detalles los que determinan tu valor agregado.  Gracias a lo que aprendí en la Panamericana, tengo una visión global de lo que es nuestra empresa, en donde estamos parados y hacia donde hay que ir. Aprovecho para agradecer a todos mis profesores, les mando un fuerte abrazo. Y, por último, a nivel institución; a nivel universidad, me han inculcado la importancia de las relaciones humanas. Hoy en día me toca vivirlo con el personal a mi cargo y más aún, con mi familia que hoy en día también son compañeros laborales. Por otro lado, uno no se da cuenta hasta que se presentan ciertos escenarios, y actúas éticamente. Esto no es más que el resultado de la formación que recibiste”.

 

Encuentra a “El betún de Sonia” y otras empresas registradas de nuestros Alumni en el Directorio Emprendedor: https://bit.ly/directorioAlumni