Eduardo Fernández: de la UP a Mank

Ruta
Noticias
Eduardo Fernández: de la UP a Mank

Ciudad de México, 29 de junio de 2021.- Eduardo Fernández Grandizo, alumni de Ingeniería en Animación y Videojuegos de la Universidad Panamericana (UP), jamás imaginó ver su nombre involucrado en uno de los proyectos cinematográficos con más nominaciones al Óscar en 2021: Mank, de David Fincher.

 

Eduardo trabaja como compositor de efectos visuales en varios proyectos, entre ellos con Ollin Effects desde enero de 2020 en el puesto de rotoscopia. Él explica que aunque la cinta de drama de Fincher, ambientada en Hollywood de 1930, pareciera no tener ningún efecto visual, en realidad cuenta con varios que fueron esenciales para hacer lucir el proyecto. “Muchos de los efectos visuales en estas películas son invisibles, porque no hay grandes explosiones. Más que nada (mi labor en Mank) fue corregir detalles del ambiente para que de verdad se vea que estás en 1930”, señala.

 

Además indica que el formato en el que la cinta fue filmada representó todo un reto, pues fue hecha directamente en blanco y negro, lo cual “implica que no tienes las diferencias de color para entender qué es lo que está sucediendo, sino que son tonos de gris, y ese fue el verdadero reto que al menos todo el departamento de rotoscopia se enfrentó”.

 

Fue precisamente gracias a su función que Mank parece una película clásica: “(…) es cuando una persona de efectos visuales hace su trabajo bien cuando no ves ni el efecto y ni ves la transformación”, precisa. 

 

                

 

Todo aquel trabajo rindió frutos pues la producción original de Netflix obtuvo 10 nominaciones a los premios de la Academia. “Uno no se imagina el tamaño de lo que implica tu propio trabajo en esta industria hasta que lo ves ya de forma finalizada y que alguien más lo reconozca, alguien como la Academia, es algo increíble. (…) Ver tu nombre en la pantalla grande y que después te reconozcan por ello es una sensación muy especial. Esto es lo que en lo personal a mí me llena”.

 

Y aunque Eduardo admite que este trabajo le ha dado empuje a su carrera profesional y le abrió las puertas de Labodigital, es consciente de que no fue todo un mérito individual sino de un sólido trabajo en equipo: “Un buen proyecto impulsa tu carrera hasta los cielos, pero obviamente no te puedes creer la última Coca-Cola del desierto o que eres el mejor. Eres una pequeña parte de un gran proyecto (…)”.

 

Los efectos de la UP

 

Para Eduardo uno de los elementos más valiosos que le aportó su paso por la UP fue el contacto que aún tiene con sus profesores: “Hay maestros a los que yo le sigo preguntando. El contacto con estos maestros y la orientación que me han dado ha sido esencial para llegar a donde estoy. (…) Ese es el verdadero valor agregado que me ha dado la UP, el tener acceso a la gente que de verdad tiene el conocimiento para orientarme correctamente”, admite.

 

De igual modo aconseja a los actuales estudiantes: “Si algo te atrae y no sabes nada, no tengas miedo a preguntar e investigar. La universidad es el momento para que hagas tu biblioteca de información”.