IMPULSAR EL USO DEL CONOCIMIENTO VÍA LA PROPIEDAD INTELECTUAL

Ruta
Noticias
IMPULSAR EL USO DEL CONOCIMIENTO VÍA LA PROPIEDAD INTELECTUAL

Ciudad de México, 21 de septiembre de 2021.- La investigación y el desarrollo tecnológico son dos elementos precursores de la innovación que resultan de la creación y aplicación del conocimiento científico, hacia la atención de las necesidades específicas de la sociedad.

 

En México las universidades desarrollan conocimientos con potencial real de aplicación industrial, aunque con un bajo nivel de apropiación, sin embargo, ese potencial al no verse realizado mediante esquemas de transferencia tecnológica, se diluye o peor aún es aprovechado de manera gratuita por empresas u organizaciones que usan dichos artículos científicos como referencias en solicitudes de patentes.

 

El porcentaje de artículos científicos que fueron referenciados en patentes a menos de dos años de su publicación ha crecido exponencialmente, lo cual representa un subsidio a los procesos de desarrollo de tecnologías de empresas que se apropian de ese conocimiento, generando una externalidad negativa para los sistemas de investigación universitaria.

 

En México las universidades y los organismos públicos de investigación deben esforzarse cada vez más por proteger sus invenciones y alentar la comercialización de dichas investigaciones, detonando acuerdos de participación en las regalías o en el capital por parte de las empresas que comercialicen la tecnología. 

 

En el desarrollo de tecnología propietaria, es donde se puede detonar mayor competitividad, un país depende en gran medida de la buena gestión de sus activos intangibles. La economía mexicana puede recuperarse a través de la innovación, la creatividad y de la gestión estratégica de su sistema de propiedad intelectual.

 

El sistema de patentes de nuestro país debiese tener como uno de sus objetivos el fomentar el desarrollo tecnológico por diferentes medios de concesión de licencias, entre las cuales se incluya la publicación de la información tecnológica, los beneficios relacionados a la publicación de información de patentes, la estimulación de ideas nuevas y creativas, y reducir la redundancia de I+D de las universidades y centros de investigación.

 

Cuando se considera la relación entre el sistema de patentes y la innovación, hay que tener en cuenta no solo de los incentivos a los inventores, sino también de la relación mutua entre las innovaciones y sus usuarios.

 

 

En 2020, el número de solicitudes de patentes en el mundo fue de 3,2 millones; proteger eficazmente una invención se ha convertido en un aspecto cada vez más importante; las actividades económicas que son ejecutadas a escala mundial y la demanda de los consumidores del sistema de la propiedad intelectual no puede ser desaprovechada por México.

 

El país debe direccionar sus acciones hacia el desarrollo basado en el conocimiento sobre políticas de innovación, ciencia y tecnología, teniendo una alta comprensión de las dinámicas de patentamiento en la construcción de capacidades científicas, tecnológicas y productivas, lo cual requiere de implementar políticas que apoyen este proceso. Por parte de las empresas también se requiere una visión de largo plazo pues pueden existir conflictos con los procesos de aprendizaje y el desarrollo de capacidades científicas y tecnológicas.

 

Las empresas utilizan las patentes como activos estratégicos para la generación y conservación de posiciones dominantes; las universidades también participan de este proceso y patentan innovaciones que son resultado de las investigaciones realizadas en ellas.

 

Es muy importante identificar la existencia de los mercados del conocimiento y entender todas las funciones y roles que desempeñan las patentes en las estrategias empresariales para formular políticas públicas que apoyen el desarrollo basado en la innovación.

 

Para lograr lo antes mencionado las universidades son un actor clave, sobre todo si hablamos de facilitar el desarrollo tecnológico y contribuir al desarrollo industrial protegiendo y alentando las invenciones, así como la promoción de su uso, para promover el crecimiento económico.

 

 

Datos del autor:

Dr. Juan Alberto González Piñón,

Director del Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad Panamericana.