200 años de la conmemoración del nacimiento del Estado Mexicano

Ruta
Noticias
200 años de la conmemoración del nacimiento del Estado Mexicano

Ciudad de México, 14 de septiembre de 2021.- El área de Posgrados de la Facultad de Derecho y los Posgrados de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana llevaron a cabo el conversatorio 200 años de la independencia de México: conmemoración solemne del nacimiento del Estado Mexicano.

 

El evento celebrado de manera digital, contó con la presencia del Dr. Héctor Ramírez Pérez, vicerrector de campus México; el Mtro. Félix Todd Piñero, director de la Facultad de Derecho y el Mtro. Salvador Beltrán del Río, director de la Escuela de Gobierno y  Economía. Como panelistas los historiadores invitados fueron la Dra. Carmen José Alejos Grau, el Dr. Manuel Andreu Gálvez, el Dr. Salvador Cárdenas Gutiérrez y el Dr. Jaime del Arenal Fenochio.

 

Durante la inauguración el Mtro. Todd Piñero precisó que la conmemoración de la firma del acta de independencia del imperio mexicano, celebrada el 28 de septiembre de 1821, fue el momento fundamental en que el último gobernante español, Juan de O'Donojú, otorgó la firma para la independencia mexicana a Agustín de Iturbide.

 

“Dentro del contexto de los 200 años de la independencia de nuestra nación vale la pena hacer una reflexión de las implicaciones políticas, sociales e históricas que nos significa como nación este importante evento”, dijo el Mtro. Todd Piñero.

 

A continuación Mtro. Beltrán del Río señaló que para la Escuela de Gobierno y Economía “es un momento de celebración el conmemorar la fundación del Estado Mexicano ya que implica la culminación de un momento histórico, político y social propio de la conformación no solo de una nación independiente sino la de un estado moderno en todos su sentido”

 

Mientras que el Dr. Ramírez expresó que a dos siglos de distancia podemos comprobar lo mucho que hemos avanzado y madurado como país, “por supuesto que tenemos grandes retos y oportunidades pero somos una nación de gente buena, con ideales y con instituciones robustas que permiten los fundamentos para seguir desarrollándonos y buscar mejores condiciones de vida para todos los ciudadanos”.

 

También añadió: “Nuestro compromiso con México implica formar profesionales que sean referentes en la sociedad en la que se desenvuelven y que impacten positivamente (…)”. 

 

 

La formación del nacionalismo

 

La Dra. Carmen José Alejos Grau, miembro corresponsal de la Academia Mexicana de la Historia centró su intervención en la contribución de la oratoria de los eclesiásticos en sus sermones al nacionalismo mexicano.

 

“Es obvio que cualquier referencia clara a la independencia habría impedido que los sermones se imprimieran. Con todo es comprensible que esa insistencia en lo que distinguía los mexicanos de los demás pueblos americanos y de la metrópoli, contribuyese a crear una cierta mentalidad de nación diferente y por tanto necesitada de autonomía e independencia política”, explicó la doctora. 

 

De igual modo manifestó que los eclesiásticos ponían de relieve lo propio de los pueblos indígenas usando términos nahuas y esforzándose por destacar las similitudes iconográficas entre la imagen de la Virgen de Guadalupe y la indumentaria y geografía mexica. 

 

La independencia mexicana fue diferente al resto de las naciones americanas ya que estaba apoyada en una sociedad plenamente consciente de su propia identidad. No es extraño que Hidalgo proclamara el grito de dolores agarrando el estandarte de la Virgen de Guadalupe ni que 15 días después de consumada la independencia tuviera lugar una acción de gracias en la Colegiata de Guadalupe”, indicó la Dra. Alejos Grau. 

 

 

Causas jurídicas, políticas y filosóficas

 

El Dr. Andrew Ugalde, profesor de Historia del Derecho de nuestra universidad, habló sobre las causas jurídicas, políticas y filosóficas próximas a la consumación de la independencia de la nación mexicana.

 

Señaló que uno de los factores que desencadenó la guerra de independencia fue el pasó de una monarquía universal con multiplicidad de reinos en América, a un ente que se descuartizó en pequeñas naciones por causa de los errores de la misma monarquía; hechos que generaron caos en cuanto a la legitimidad en los poderes locales tanto en Nueva España como en España.

 

Mencionó también que la Revolución Francesa fue factor catalizador que generó desorden en el poder y que las Guerras Atlánticas, las experiencias de Independencia de los Estados Unidos, de Haití, entre otras, influyeron directamente.

 

“A partir de ahí hay un hecho, la crisis política de Nueva España de 1808, donde el concepto de independencia equivaldría a un concepto autonomista”, dijo Andrew. Indicó también que el cuarto factor, y el más relevante, fue la formación criolla insurgente y las fuerzas que consiguieron reunir en pro de ese movimiento. 

 

Finalmente indicó que, tal como lo dijo José Antonio Ullate, “En 1821 ni México ni España existían como tal políticamente. Existían los términos pero contaban todavía una realidad muy confusa”, pero agregó: “ello no quiere decir que no existía un proceso de madurez en toda esa formación y que nos va a llevar a la conformación nacional después”. 

 

 

Símbolos y las heráldicas

 

A continuación el Dr. Cárdenas Gutiérrez, historiador de Derecho, habló sobre los símbolos y las heráldicas de la naciente nación mexicana. “Lo primero que tengo que aclarar es que la función del símbolo de objeto, es propagar una idea y crear un ambiente político, ningún buen político puede prescindir del lenguaje simbólico. Cuando un político se olvida de esta forma connotativa de expresar el poder difícilmente llega a la gente” señaló.

 

Uno de los símbolos más relevantes que destacó es la imagen de la Virgen de Guadalupe, que jugó un papel muy relevante en el movimiento insurgente pero que para algunos españoles no tenía la misma importancia.

 

Otro símbolo y el que probablemente viene a redondear este mundo iconográfico de la independencia es la bandera del Ejército Trigarante que utiliza Iturbide, en la cual ya aparecen los colores verde, blanco y rojo, representando religión, independencia y unión, y se utiliza como bandera de Regimiento Infantería y luego como la bandera del Ejército Trigarante que entrará a la Ciudad de México”, reveló el Dr. Cárdenas.

 

De los símbolos de acción, habló del arco triunfal: “Iturbide entra en 1821 a la Ciudad de México, pasa por los arcos triunfales, que vienen desde la antigua Roma y significan pasar de la guerra al espacio sagrado (…)”.

 

No obstante añadió aunque otra función de los símbolos es promover la unidad, el conocimiento, apaciguar el entorno y generar identidad nacional, se puede caer en un uso desmedido de estos, como le ocurrió también a Iturbide al ser emperador.

 

 

Relevancia jurídica de documentos normativos

 

Para terminar, el Dr. del Arenal, historiador de Derecho, expuso la relevancia jurídica de los documentos normativos hacia la conjugación de la independencia.

 

Manifestó que el caso de México fue “el único caso en toda América de una independencia, si la quieren llamar así, o de la formación de un estado independiente, que creo que es más correcto, dentro de un orden constitucional, que nunca se rompió (…)”.

 

Según explicó, los trigarantes preservaron, mantuvieron, modificaron y enriquecieron el orden para ir hacia el camino de una constitución propia: “¿Qué camino es este?, pues el del Plan de Iguala, una monarquía constitucional, unión entre todos los españoles, indígenas, negros, asiáticos, una igualdad civil entre todos”.

 

“La consumación de independencia, se hizo sobre la base de un acuerdo, de un convenio, de un diálogo, sobre unas bases comunes. La constitución, es decir, el derecho, en palabras que utilizó O'Donojú después de utilizar los tratados de Córdoba, este convenio es fruto del amor; ese es el proyecto trigarante y eso es lo que estamos festejando este año”, concluyó.